Découvrez la Radio Jazz vocal

MICROCUENTO: polución de peluche

NO TE RINDAS

32 MANERAS DE ESCRIBIR UN VIAJE

MI FACEBOOK

ORÍGENES

ORÍGENES
Salvador Alario Bataller

Eva le dio a Adán la manzana con que la serpiente pretendía tentarlo, pero él prefirió el higo.

UNA RELACIÓN ADÚLTERA CON LA LITERATURA

GENOCIDAS (de 101 COÑOS): bilingüe

HISTORIAS DE AMOR...

EL BLOG DE 101...

EL AMANTE PERFECTO Y OTROS CUENTOS...

RELATOS BONSÁI

LA MONTAÑA

Ahí podrán encontrar algunos cuentos míos.

RED MUNDIALDE ESCRITORES (REMES)

Contra el plagio y otras lacras literarias.

REVISTA NARRATIVAS NÚMERO 15

Ahí podrán encontrar algunos cuentos de quien escribe.

KADARÉ

VIAJE AL MUNDO DE LOS SUEÑOS

ENTREVISTA

EL LEVE PEDRO de ENRIQUE ANDERSON IMBERT

HUIDOBRO

Genio Inventor del Creacionismo Poético y Transformador del Arte Literario.
Por Rafael Rosado*

REPUBLICA DOMINICANA:
Vicente Huidobro es un poeta angustiado por lograr un sistema creativo para su poesía y el mundo. Es un ser en búsqueda constante y conciente del poder que encierra la poesía. Con Altazor él creó unos parámetros lingüísticos que no tienen comparación, donde él niega y afirma a la vez que afirma y niega con nuevas posibilidades que evidencian las limitaciones de su propio sistema y de las lenguas.
Rafael Rosado frente a la casa de Vicente Huidobro en Cartagena [Chile-2008]
Huidobro crea y descarta e incluso cuestiona el creacionismo [cubismo literario, el surrealismo y el futurismo] y se burla de los otros movimientos literarios como el romanticismo y el modernismo con el objetivo de destruir toda poética convencionalista con proposición caótica de la línea, el ritmo y la sintaxis.
Altazor transforma los límites conocidos de la poesía. Su sátira sin medida la dirigió a sus detractores. Vicente Huidobro ve el mundo como un Dios poeta creador. Altazor es una de sus criaturas que habla con él poniendo en tela de juicio los métodos anteriores. Huidobro establece un diálogo consigo mismo en un acto de magia poética.
[1] Mediante un sin fin de acrobacias lingüísticas en el aire se sitúa fuera de la tierra [en el espacio] como un espíritu. Parte con su paracaídas que son las palabras y la lengua desde la muerte rumbo al nacer. El va reconstruyéndolo todo, creando, renombrando los objetos y los procesos de la vida hasta volver a ser un recién nacido que balbucea vocablos sin sentido.
En este viaje al vacío Huidobro y Altazor construyen símbolos, imágenes, metáforas y procedimientos sin importarles la realidad ni la verdad.
Su poema es una crítica contundente a la poesía automática, inspiracionista, sensible y afectiva para irse por el lado intelectual de la imaginación que sale de las manos y la mente del creador [Dios] que es el poeta.
En el prefacio inicia esta idea de poeta profeta hablando de muchos elementos de la modernidad y el futuro como son los dirigibles, el aeroplano, el paracaídas , el telescopio y sus técnicas acrobáticas de palabras sin ningún sentido.
Se sitúa al lado de Whitman como poeta profeta que anuncia el futuro de su pueblo. Huidobro pronostica el futuro del poema y la forma de poetizar en una nueva dimensión por el creada. El prolonga su poema hacia todos lados en un acto de liberación total, de caos y broma de las formas que se repiten, Huidobro es un transgresor sin piedad que reconoce “si yo no hiciera al menos una locura por año, me volvería loco” [Altazor,57]. Es un poeta que no necesita la inspiración “...soy Altazor, el gran poeta, sin caballo que copia alpiste” [Altazor,58].
Canto Número I : El poeta Dios se suelta de su paracaídas para crear su iniverso. Es un ser angustiado por conocer la causa de su existencia fatal. Altazor es su primera creación. Este es un ser incorpóreo, lleno de zozobra que se lanza al abismo para encontrar las respuestas de sus inquietudes. Su imaginación intelectual va limpiando de obstáculos el camino.
Es un ser nacido a los treinta y tres años en plena madures y capacidad de conciencia.
No sólo ve el mundo desde afuera, sino que también se ve él para sus interiores “tierra desconocida” [Altazor,65] donde habita y se origina su poesía. El es un insatisfecho “sin dar una respuesta que llene los abismos” [Altazor,66]. El canto uno inicia la nueva expresión técnica de descomponer la realidad a su antojo reinventándola desde otras perspectivas.
Todo puede ser verdad y mentira dentro del caos que gobierna su mundo. Huidobro planteó cambiar el poema tradicional por lo que se le ha situado al lado de otros innovadores como son Rimbaud y Lautreamont. El elimina casi por completo la puntuación y la versificación lineal, violentando de hecho la sintaxis con la supresión de algunas conexiones verbales.
Huidobro lleva consigo “una gramática dolorosa y brutal” [[I,278], proponiendo liberarla de todo “Liberación, ¡OH! si liberación de todo” [I,290]. Reconoce que de aquí en adelante la poesía seguirá su norma “Será por mi boca que hablarán a los hombres”[I,414]. Propone crear una poesía intelectual conciente “Hombres con los ojos abiertos en la noche” [I,432].
A este hombre no le importa la crítica, sino vivir en un espacio creado “sin control de ojo intruso” [I534]. Su intención fundamental es forjar una nueva expresión y anuncia su inminencia “Silencio la tierra va a dar a luz un árbol”[I,634]. La tierra es la poesía m℮taforizada y el árbol es el poema que saldrá de allí.
Canto Número II : En este canto la mujer es el instrumento desde donde parte la creación “mujer el mundo está amueblado por tus ojos” [II,1]. Nada teme si ella lo acompaña por el mundo porque la sola mirada de ella lo fortalece “La fabulosa seguridad de tu mirada con sus constelaciones íntimas” [II,78].
La belleza de la mujer es algo sin igual por su gracia salvaje y natural “eres más hermosa que el relincho de un potro en la montaña” [II,143]. La vida , el mundo y la poesía necesitan a la mujer por tener una luz propia que puede alumbrar el camino . Si ella no existiera “qué sería del universo ?” [II,170].
Canto Número III : En este canto plantea romper las cadenas que limitan el desarrollo de la poesía.
Es un llamado desesperado de libertad pero donde el acto creativo es intelectual y sin infusiones mágicas de deidades etéreas que inspiran “Manicura de la lengua es el poeta más no el mago que apaga y enciende” [III,44].
Huidobro propone como poeta profeta renovar las lenguas con su nuevo atrevimiento literario inyectándoles “cortocircuitos en las frases y cataclismo en la gramática” [III,125].
La nueva expresión será como un acto de juego “mientras vivamos juguemos el simple sport de los vocablos”[III,144]. En este momento cuando salió el libro Altazor el mundo vivía una época de muchas contradicciones y muchas de esas contradicciones se reflejan en el entramado m℮tafórico y simbólico de este libro.
Canto Número IV : Es un llamado urgente para renovar el arte que se encuentra hastiado del abuso constante de recursos como la rosa “rosa al revés rosa otra vez y rosa y rosa” [IV,103].
Para despojar a la poesía de los viejos esquemas hace la propuesta de la técnica deconstructiva como cuando dice “...Rosario río de rosas” [IV,276], “...Clarisa clara risa” [IV,277], y “...Altazor azor fulminado por la altura” [IV,281]. También muestra la naturaleza poli significante del lenguaje “el meteoro insolente cruza por el cielo” [IV,289].
Canto Número V : Para poblar con su creatividad ese espacio vacío se desliza por el mundo de los sucesos desconocidos. Huidobro es allí un Dios –poeta , creador y componedor que va llenando el mundo literario por el inventado. Los sufrimientos por exponer esta nueva teoría lo hacen objeto de la crítica más despiadada. El se convierte en un poeta Cristo, que sufre y se sacrifica por el arte.
Como sabe que él tiene una fórmula mágica que puede exponer para el futuro el poeta Cristo se transforma en Poeta-profeta con la conciencia de que su propuesta incendiará el futuro de la lengua.
Este será “un ladrido de perro incansable?” [V,24].Como Santo Domingo de Guzmán cuya madre soñó que su hijo “era un perro que incendiaba la tierra”. Huidobro persistió en su profecía y propuesta de una nueva técnica revitalizadora de la poesía.
Canto Número VI : En este canto Altazor es un ser prendido de noche y oscuridad [VI,3]. Luego se transforma en cristal [VI, 23].La paradoja de su vida sucede cuando en esta maroma llega a la transparencia espiritual con un lenguaje oscuro y con dolor. Es el momento de la ruptura donde nadie se entiende pero donde él propone “...el clarín de la Babel pida nácar” [VI,64] para seguir viajando y esclareciendo las cosas.
El sabe que esto no será un camino fácil. Habrá que pasar por la crítica de las estatuas y aún más por noches y noches para llegar al otro lado de la vida que es el “cristal de la muerte” [VI,175]. En esta dimensión primigenia es donde se podrá encontrar la explicación de todas las interrogantes que preocupan al hombre.
Canto Número VII : En su viaje al abismo Altazor llega a su infancia donde sólo balbuceaba vocablos sin sentido o con el único sentido del sonido.
Este flash back lo sitúa en el vientre de la madre. Qué hay más allá del vientre de la madre Altazor no llegó a saberlo. Nos queda la firme convicción de que su propuesta transformó a partir de él la forma y el rumbo del arte como sólo Rubén Darío lo había hecho antes.
Breve Biografia de Vicente Huidobro
[Santiago, 1893 - Cartagena, Chile, 1948] Poeta chileno fundador del Creacionismo, movimiento poético vanguardista. Viajo mucho por Europa, especialmente por Francia Paris, donde conocio a: Picasso, Joan Miro. Compartiendo cuartillas en la misma revista junto a: Apollinaire, Reverdy, Tzara, y Breton, lo mas elevado de la poesia Francesa.
En el Creacionismo se situa al creador artístico como un Dios. ¿Por qué cantáis la rosa, ¡oh poetas!? / Hacedla florecer en el poema .Huidobro creó un lenguaje poético muy peculiar para renovar desde su perspectiva la lengua creando de paso también una sintaxis. Entre sus libros se encuentran [Ecos del alma, La gruta del silencio, Canciones en la noche, Pasando y pasando, Las pagodas ocultas y Adán], [El espejo de agua], y [Horizon Carré], [Poemas árticos, Ecuatorial, Tour Eiffel y Hallali].
Altazor o el viaje en paracaídas, Es un poema mayor en siete cantos que narra la caída del hombre y el encuentro con la mujer, con la poesía. Su otro Poema, Temblor de cielo se une al anterior formando la maxima cumbre del Creacionismo, legado capital de Huidobro a la literatura de Vanguardia.
A Huidobro se le reconoce como el gran genio creador y rebelde de las letras latinoamericanas. Sus restos reposan en un cementerio privado...para llegar hasta alli, hay que subir una empinada carretera...en un campo abierto...con flores y una bella naturaleza viviente... parece saludar...mirando al cielo...desde lo profundo de su tumba...muy cerca del mar.
Vicente Huidobro logro ser un gran Maestro de la poesia, por su busqueda, esfuerzo y creatividad. Dejo escrito un epitafio que dice: 'Abrid esta tumba: al fondo se ve el mar'.

Rafael Rosado*, [Embajador - Rep. Dominicana] POETAS del MUNDO:http://www.poetasdelmundo.com/verInfo_america.asp?ID=3813
Publicación: 03-08-2009

EL LOBO Y LA LUNA

HACE 4 AÑOS, CUANDO COMENCÉ CON ESTE BLOG Y OTROS, POR ASOCIACIONES LEGENDARIAS Y OTRAS MÁS tópicas pensé en un título: EL LOBO Y LA LUNA (aunque aquí también tenemos un toro enamorado de la luna, porque de sentimientos va la relación como se verá posteriormente). Hace pocos días, Anita, una amable comentarista, me informó de una leyenda que concernía al lobo y a la luna.

"(...)you know the story that goes with El lobo y la luna?
the moon got two lovers..and the one of them went to earth to pick some flowers to the moon..he was fooled!!!
And could never return..therfor he/she became The wolverine.
And every night he/ she owls to the moon..in passion..in longing!!!"

Hermoso, muchas gracias Anita.

Salvador

HARRY POTTER Y 101





Un coño para Harry Potter

Salvador Alario Bataller



Dejemos que crezca.
.


101 en


Casa del libro


Librerías Beta


Librería Proteo


Librerías Picasso


Librería Arenas


FNAC

LA MUJER DEL FUTURO



La Mujer del Futuro Publicado por JRN CALO




"La mujer del futuro encontrará a su Robot ideal , él la comprenderá y cuidará de ella, hasta el día de su muerte, un Robot evolucionado capaz de hacerlo todo mejor que un hombre"


"Women of the future will find their ideal Robot, he understood and cared for her, until his death, developed a robot capable of doing everything better than a man"

UNO

UNOSiempre sospechamos de aquel local. Conocíamos al dueño de una vida anterior. Se trataba de basura, basura nocturna, la misma basura que nosotros habíamos sido durante mucho tiempo. Nos habíamos metido por la nariz su antiguo negocio, junto a él, en los mismos lavabos que él, en un montón de lavabos. Uno de los restaurantes más prósperos, probablemente el mejor restaurante de la ciudad, nos cupo entero por la nariz. Ahora había comprado un bajo en un callejón del barrio y había abierto un pub: Uno. Nunca vimos más de diez personas allí. De allí no sacamos nada. El par de teléfonos de las camareras, novias del dueño y su socio, no los marcamos nunca. Nuestro antiguo amigo jamás nos invitó a una triste copa. En Uno siempre estuvo esquivo, siempre, huidizo. Nunca se fió de nosotros hasta el final, ésa es la verdad, sin duda porque nos creía más inteligentes que él. En eso acertaba. Quizá por eso nunca se abrieron para nosotros aquellas dos puertas intrigantes del oscuro y estrecho pasillo que daba la entrada a Uno. Quizá por eso, porque no se abrieron, han quedado para nosotros como la sospecha del sinfín de aberraciones que pudieron mantener abierto Uno en un callejón al que la ciudad había preferido sin duda no mirar.

CRITICAR SIN LEER


Ya sabéis cuánto me gusta detectar tendencias en esto de la literatura. Justo la semana pasada descubrí una de lo más rompedora: hablar sobre libros que no has leído.Deben ser cosas de la posmodernidad y del facebook: la información circula tan rápido, salen tantos libros y películas, que no hay tiempo para verlos. ¿Pero para hablar? ¡Hombre que sí!En los tiempos de las tinieblas y la incultura la cadena era esta:
Se publica la obra > se lee > se opina.
Ese esquema lento, poco práctico y arcaico ha mejorado ahora notablemente gracias a la eliminación del segundo paso:
Se publica la obra > se opina (¿para qué coño leerla?)
Está surgiendo toda una generación de cibercríticos literarios y cibercríticas literarias. Una generación rompedora y con hambre de gloria que se presenta en cualquier foro a debatir apasionadamente sobre novelas que desconocen.Son capaces de montarte un debate despelotando tu trabajo, que ni se han molestado en mirar. Eso sí, te lo despelotan con mucho equilibrio y raciocinio.Y tonto de ti, autor, si no lees con lápiz de subrayar sus aleccionadoras palabras y consejos, verdadero salvavidas que te sacará de la obtusa oscuridad de tu torpeza narrativa.Estos nuevos intelectuales están borrando del mapa a esos incultos, indocumentados e iletrados que leían antes de pronunciar su parecer. ¡Saber de qué hablas! Una actitud arcaica y franquista, vamos. O de Primo de Rivera, por lo menos. Casi de nazis es leerse un libro para luego decir si te ha gustado o no.No. La gente guay de verdad, la gente que cibermola, parlotea sin saber apenas el título de aquello que hunden en el descrédito o elevan a los cielos. Fascinante la figura del nuevo opinador. Menuda autoridad.Pero esto es sólo el principio. Porque muy pronto habrá en las tiendas listas de los libros más no-leídos. Y decenas de no-lectores harán cola delante de escritores a los que ni por asomo piensan leer. Y habrá literatos cuyas valoraciones y opiniones tendrán influencia a nivel mundial, aunque nadie las haya leído.Quizás este sólo es el primer paso. Quizás algún día ni siquiera hará falta escribir libros. Se propondrá un título, pongamos por ejemplo Los hijos no se hacen por ahí, y los creadores de opinión lo debatirán y debatirán contribuyendo a acabar con aquella irracional Era de las Tinieblas en que tenías que perder tu tiempo y tu dinero leyendo una novela antes de hablar sobre ella.

NARRATIVAS 14


Ya está en línea el número 14 de NARRATIVAS. Revista de Narrativa contemporánea en castellano. La revista puede descargarse en la siguiente dirección:
Este número consta de los siguientes contenidos:
- Ensayo“Lo anterior” de Cristina Rivera Garza: novela como inquisición ficcionalizada, por Carmen DoloresCarrillo JuárezRevisiones a las narraciones históricas mexicanas en “Duerme” (1994) e “Isabel” (2000) de Carmen Boullosa, por Rosana Blanco-CanoLa destrucción del idilio en la novela “El padre de Blancanieves” de Belén Gopegui: tiempo y espacio en el idilio moderno, por Nerea Marco ReusLos errores históricos de “Ivanhoe”, por Enrique García DíazSimbología animal en “La Celestina”, por Adrián Flor Martínez
- RelatoAdrianes y tristezas, por Ana Pérez CañamaresBatir de alas, por Rosa Lozano DuránEl crimen, por Rosa SilverioDos Microrrelatos, por Adolfo Marchena/Luis AmézagaEl octavo día, por Jennifer Díaz RuizSombras chinas, por Horacio Lobos LunaMalo, por Paul MedranoLos días de ayer, por María Aixa SanzFilm, por Luis Emel TopogenarioMenos los martes, por Arnoldo RosasAurora de fuego, por Carlos MontuengaPresentimiento, por Julio Blanco GarcíaTres cuentos donde aparece Dios, por Ricardo BernalLos libros y la noche, por Gabriel UrbinaUn fusil en la hojarasca, por Óscar Bribián¡A escena, actores!, por Rolando RevagliattiCrisis de fe, por Marc R. SotoEl éxodo final, por Sara MartínezEstados opresivos, por Emilio Jio GilLa pequeña, por Laura López AlfrancaLas casas se nos abrieron, por Carlos SantiMiedo, por Pedro BosquedEl puntal de la vida, por José Maria MoralesDios es un trompetista negro, por José A. LozanoMacedonia de frutas, por Marina CanoEn busca de la luz, por Blanca del CerroEl asesino, por Pepe PerezaLa extraña, por Sergio Borao LlopConstelaciones, por Ramiro SanchizCorrespondencia nicaragüense (II), por Berenice NoirEl desquite, por John CuéllarMonólogo de un mitómano, por Manuel FonsRomance de dos vidas en puntos suspensivos, por Héctor Sánchez MinguillánAmazonia, por Camilo Pequeño Silva
- NarradoresMiguel Mena
- Reseñas“Anónimos” de Miguel Sanfeliú, por Rodolfo Notivol“Stradivarius Rex” de Román Piña, por Carlos Manzano“Los depravados príncipes de la vieja corte” de Mateiu E. Caragiale, por Pablo Lorente Muñoz“Haz de luz” de Adriana Serlik, por Antonia de J. Corrales“Balada de la guerra hermosa” de Eugenio Suárez-Galbán Guerra, por Gilmar Simoes“Mirar al agua” de Javier Sáez de Ibarra, por Pablo Lorente Muñoz“En días idénticos a nubes” de Ana Pérez Cañamares, por Carlos Manzano“Mapa mudo” de Hilario J. Rodríguez, por Miguel Sanfeliu“Papeles dispersos” de Carlos Castán, por Luis Borrás“Yo, lo superfluo y el error” de Jorge Wagensberg, por Pablo Lorente Muñoz“Aeropuerto de Funchal” de Ignacio Martínez de Pisón, por Luis Borrás“Cómo hablar de los libros que no se han leído” de Pierre Bayard, por Pablo Lorente Muñoz
- Novedades editoriales

MICROCUENTO


Corre el minuto 24 de la primera parte. Ricardo “Kaká” traspasa la línea medular y se adentra con el balón en el terreno rival. Con un cambio de zancada deja atrás al primer volante, en un paso de baile dribla al siguiente, todo el estadio es una prefiguración del gol. Un metro antes de la frontal el crack detiene en seco su carrera, el espacio justo entre él y su marca para armar la pierna. Apoya la zurda bien en el verde, retrocede la diestra a gatillo y… es el chasquido. La grada se hincha de estupor. “Kaká” se desvanece y cae al suelo. Ricardo!, Ricardo!, ¿por qué me has abandonado? Una luz torpemente amarilla lo inunda todo, la Voz retumba en el vacío: Estás adorando a dos dioses, Ricardo; te has subido al carro de Baal, Ricardo, y eso no me gusta. Vas a ser castigado. Un grito de alivio unánime resuena en todo el estadio. El astro se levanta, no hay síntomas de lesión alguna. El árbitro inventó falta. Se corea reclamando al maestro, pero “Kaká” parece otro. Observa perplejo a sus compañeros, el esférico es chino. Preso de pánico mira a la grada jaleante y encuentra el impulso. Coloca el cuero y da dos pasos atrás, corre hacia él y dispara. El balón sale mordido y triste hacia los pies de la barrera. Toda la decepción se desparrama por los vomitorios. La cámara capta como el Adjunto al Presidente Valdano se inclina hacia el oído presidencial. Lo que se escucha no es su voz, es el susurro fuera de la Historia: Te dije que era mío.

CARLOSMAZA SERNEGUET

ALARIDO DE DIOS



Autor: José Miguel Vilar-Bou
Editorial: Equipo Sirius
Fecha de edición: Junio 2009

Desgraciadamente, hay quien piensa aún que la Fantasía, y en concreto la Fantasía Heroica, es patrimonio de los autores norteamericanos e ingleses y que los autores de otros países están en un segundo puesto, en una segunda división que puede visitarse de vez en cuando, pero que en definitiva no ofrece el mismo interés.
Esto, por supuesto, es falso. Aunque no en cantidad, en calidad los libros de Fantasía españoles no tienen nada que envidiar a los anglosajones. Nunca han tenido que envidiar nada, pero ahora menos aún, ya que hay una eclosión de títulos hechos en España gracias sobre todo a la iniciativa arriesgada de unas cuantas editoriales de diferente importancia y tamaño.
José Miguel Vilar-Bou es una prueba de que un autor español puede ser tan interesante como un extranjero. Ya había empezado con buen pie con Los navegantes (AJEC, 2007, nominada al Premio Ignotus como mejor novela de Fantasía. Alarido de Dios , su segunda obra en el campo fantástico, lo corrobora.
Alarido de Dios narra la siguiente historia: nos encontramos en el seno de una devastadora guerra entre dos civilizaciones y razas: humanos y demonios. Estos últimos van ganando y se acercan ya a la victoria final, un triunfo que no será moderado, sino absoluto, pues no habrá piedad y la Humanidad será, simple y llanamente, exterminada. Para intentar darle la vuelta a la situación dos hombres, un veterano guerrero y un diplomático, han de ir hacia el lejano norte a encontrar una valiosa reliquia, “La Mano de Ü”, uno de los últimos restos del gran Ü, el hombre que mucho tiempo atrás puso los cimientos del Imperio Humano. Los dos protagonistas deberán atravesar un territorio devastado por la guerra, pasar por increíbles penalidades y peligros, lidiar con todo tipo de adversarios y trabar alianzas con personajes tan relevantes como ellos.
Cualquiera que lea este argumento no verá nada nuevo bajo el sol. Parece la misma historia de muchos otros libros: una gran guerra mesiánica y el consiguiente maniqueísmo entre el Bien y el Mal.
Pero el gran atractivo no es ese argumento, sino lo que a partir de él se desarrolla. Para empezar, no existe maniqueísmo alguno ni posicionamiento sobre el Bien y el Mal. Los humanos son tan salvajes como los demonios y ambas razas llevan a cabo auténticos genocidios sobre las poblaciones civiles enemigas (hay que mencionar que los demonios se llaman a sí mismos “humanos” y llaman a los hombres “demonios”, lo cual hace ver que el Bien y el Mal es sólo una cuestión de perspectiva). Es un libro con un marcado acento nihilista y “anti-moralista”. El protagonista guerrero es un hombre sin escrúpulos que lo mismo degüella a niños que a adultos; a civiles o inocentes. Sus compañeros guerreros practican violaciones y asesinatos indiscriminados, pero al mismo tiempo pueden ser fieles a sus amigos y hasta inocentes como niños en su maldad. Estas escenas (explícitamente descritas en el libro) provocan el shock del lector, que se encuentra con una realidad desnuda y cruda que la mayor parte de autores no se atreven a mostrar: la realidad de la guerra en toda su horrenda majestad. El autor fue periodista y cooperante durante el terrible conflicto de los Balcanes y vivió en Serbia, así que posiblemente sepa de lo que habla.
Los héroes son personajes devastados moralmente que no pueden adaptarse a la paz, pues se han convertido en máquinas de sajar, cortar, trinchar y aplastar, en las que no cabe sentimiento humanitario alguno. Tomemos las primera frases del libro, que ya ponen al lector en su sitio:
“Todo se va a la mierda. Cien años de guerra contra los Demonios son demasiados. ¿Qué esperaban esos maricones de la ciudad? Ellos están a salvo en sus casas. Comiendo y bebiendo como marranos. Y mientras, a nosotros nos masacran en el frente. Ellos hacen fiestas y se depilan. Nosotros comemos carne podrida. Les odio. Odio Schtadtz y a todos sus habitantes metrosexuales y débiles.”No falta la acción y la épica a raudales, pero sazonada con litros de sangre y toneladas de vísceras, como recordatorio de lo sucia que puede ser una lucha con aceros:
“…Sueño con esas lanzas espantosas trinchando carne humana. Emergiendo brillantes y destripadoras en mitad de la noche. Sé qué hay más allá de la muerte: intestinos, intestinos y más intestinos.”
El autor nos revela el horror puro de la violencia y no teme zambullirse hasta el fondo en la escatología y el gore; hay escenas de masacres, genocidios y torturas que convierten a Holocausto Caníbal y Acción Mutante en producciones de la Factoría Disney. No es un libro para estómagos débiles, sino el más sanguinario que he leído jamás. No obstante, esta escatología en la que se recrea no tiene como objetivo escandalizar por escandalizar, no es pretenciosa; todo el libro, también cuando trata el amor u otros sentimientos más elevados, es visceral. El libro tiene un nivel de intensidad abrumador. Es un libro honrado y honesto, de una pieza, redondo en su brutalidad.
En el reverso de la violencia están el amor o el idealismo del diplomático, que desea un mundo mejor, frente a la mentalidad simple del guerrero. Según éste, la única justificación de la vida es la supervivencia: no morirse. Parece una perogrullada, pero sometidos a peligros y sufrimientos sobrehumanos, esto tiene una lógica aplastante. Para sobrevivir uno ha de hacer lo que sea y matar a quien sea, no importa su sexo, raza o edad. Es un libro que escandalizará a muchos lectores, pero que también les hará pensar, pues en el fondo es una obra filosófica.
Por otro lado, el estilo de Vilar-Bou es magnífico, un estilo rápido, duro, pero muy literario y atractivo. El libro se lee del tirón, no aburre nunca y tiene momentos literarios realmente buenos. Puede sonar excesivamente halagador, pero es la verdad. Encontramos además mucha frescura narrativa y múltiples recursos: hay diferentes narradores a través de los distintos capítulos: en primera persona según nos pongamos en la piel del guerrero o el diplomático, en segunda persona, en pasado o en presente, e incluso encontramos un capítulo presentado en forma de guión cinematográfico. Todo esto llevado a cabo de buena forma, con la experiencia del que no ha leído sólo las trilladas novelas y sagas de Fantasía, sino todo tipo de lecturas.
Podrían decirse muchas cosas, pero el libro mismo las irá mostrando a sus lectores. Es un libro poderoso e interesante, que a muchos no gustará y ni siquiera podrán terminarlo. A otros tantos les parecerá una obra innovadora, iconoclasta y adulta.
En todo caso, es un libro que a nadie va a dejar indiferente.
Más información sobre el libro y un adelanto en pdf en:
http://www.equiposirius.com/catalogo/libros/alarido-de-dios-n165.html

Andrés Díaz
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ESPADA Y BRUJERÍA

EL ARTE DE ESCRIBIR CUENTOS

El arte de escribir cuentos
Por Roberto Bolaño

Como ya tengo 44 años, voy a dar algunos consejos sobre el arte de escribir cuentos.
1) Nunca abordes los cuentos de uno en uno, honestamente, uno puede estar escribiendo el mismo cuento hasta el día de su muerte.
2) Lo mejor es escribir los cuentos de tres en tres, o de cinco en cinco. Si te ves con energía suficiente, escríbelos de nueve en nueve o de quince en quince.
3) Cuidado: la tentación de escribirlos de dos en dos es tan peligrosa como dedicarse a escribirlos de uno en uno, pero lleva en su interior el mismo juego sucio y pegajoso de los espejos amantes.
4) Hay que leer a Quiroga, a Felisberto Hernández y hay que leer a Borges. Hay que leer a Rulfo, a Monterroso, a García Márquez. Un cuentista que tenga un poco de aprecio por su obra no leerá jamás a Cela ni a Umbral. Sí que leerá a Cortázar y a Bioy Casares, pero en modo alguno a Cela y a Umbral.
5) Lo repito una vez más por si no ha quedado claro: a Cela y a Umbral, ni en pintura.
6) Un cuentista debe ser valiente. Es triste reconocerlo, pero es así.
7) Los cuentistas suelen jactarse de haber leído a Petrus Borel. De hecho, es notorio que muchos cuentistas intentan imitar a Petrus Borel. Gran error: ¡Deberían imitar a Petrus Borel en el vestir! ¡Pero la verdad es que de Petrus Borel apenas saben nada! ¡Ni de Gautíer, ni de Nerval!
8) Bueno: lleguemos a un acuerdo. Lean a Petrus Borel, vístanse como Petrus Borel, pero lean también a Jules Renard y a Marcel Schwob, sobre todo lean a Marcel Schwob y de éste pasen a Alfonso Reyes y de ahí a Borges.
9) La verdad es que con Edgar Allan Poe todos tendríamos de sobra.
10) Piensen en el punto número nueve. Uno debe pensar en el nueve. De ser posible: de rodillas.
11) Libros y autores altamente recomendables: De lo Sublime del Seudo Longino; los sonetos del desdichado y valiente Philip Sidney, cuya biografía escribió Lord Brooke; La antología de SpoonRiver de Edgar Lee Masters; Suicidios ejemplares de Vila Matas.
12) Lean estos libros y lean también a Chéjov y a Raymond Carver, uno de los dos es el mejor cuentista que ha dado este siglo.

Noviembre, 2001.Diario «El País» de Uruguay/GDA

SOBRE LOS QUE ESTÁN NO-MUERTOS

NOSFELATU

Harker, Van Helsing y los tres varones que la pretendieron descienden hasta la tumba de Lucy. Van Helsing está convencido de que ella se ha convertido en vampiro, en una no-muerta, una Nosferatu. No se extraña al encontrar el ataúd vacío. Pero el prometido de la joven fallecida desconoce la ciencia oscura del viejo doctor. Fuera de sí, le encañona con su revólver, le grita que revele dónde está la que iba a convertirse en su esposa. Entonces se escuchan unos pasos; las antorchas se encienden. Para sorpresa de los cinco hombres, Lucy baja las escaleras del sepulcro completamente desnuda, sin niño. Avanza contoneándose hacia ellos, mostrando el esplendor de su cuerpo incorrupto. “Harry, mi Harry”. Al oído del joven amante susurra palabras que hacen a los celos traspasar las fronteras de la muerte: “Quiero tener sexo oral con vosotros, Harry, con los cinco”. Entonces todos los tratados sobre vampiros se llenan de polvo y olvido, y los bravos cazadores se dejan arrastrar sin remedio hacia ese mundo aciago que es la eternidad sin gloria.
CMS

AL FONDO DE LA IMAGINACIÓN

COMBATIR LOS INMENSOS DESIERTOS DE ABURIMIENTO. BUSCAR UN OASIS...
Deseamos, tanto puede la lumbre que nos quema,
caer en el abismo, Cielo, Infierno, ¿qué importa?,
al fondo de lo ignoto para encontrar lo nuevo.
Baudealaire
EL INTERSTICIO, LA IMAGIACION, LA PALABRA.ALGO QUE NOS APARTE DE LA ENFERMEDAD, DE LA CALÍGINE Y DE LA MUERTE.ENCONTRAR LA CLAVE DE LA ESPERA.
¿Qué quiero decir cuando digo que ya nada le separaba de la escritura?. Sinceramente, no lo sé muy bien. Supongo que quiero decir que Kafkacomprendía que los viajes, el sexo y los libros son caminos que no llevan a ninguna parte, y que sin embargo son caminos por los que hay que internarse y perderse para volverse a encontrar o para encontrar algo, lo que sea, un libro, un gesto, un objeto perdido, para encontrar cualquier cosa, tal vez un método, con suerte: lo nuevo, lo que siempre ha estado allí.
Roberto Bolaño
SÍ, AL FONDO DE LA IMAGINACIÓN PARA ENCONTAR LO NUEVO.NO QUEDA OTRA, QUE NO ES POCO Y ES TODO MENOS FÁCIL.

RELATOS FANTÁSTICOS



La vida de Alexander Romov
La vida de Alexander Romov by JRN Calo (Book) in Literatura de ficción : La vida de Alexander Romov es un libro de relatos, mezcla de géneros: Género fantástico y de ciencia ficción.

TELEPATÍA

Ayer, en un bar, expresado con gran frustración:
-Hace dos años que le gustaba a un chico y hoy me he enterado.

SOBRE UN MIEMBRO DE UN CLUB DE SADO

Le expulsaron por malos modales.
SAB (2.009)

MURIO BENEDETTI

LA POESÍA DE H.P. LOVECRAFT

JUAN MARSÉ Y EL CERVANTES

ELPAÍS.com
Fuente:
www.elpais.com
Emocionado, con la voz temblorosa al principio, firme después, el flamante Premio Cervantes de Literatura 2008, Juan Marsé, ha desgranado en el paraninfo de la Universidad de Alcalá un discurso comprometido con la literatura que cuenta "buenas historias".

BORGES Y EL NÓBEL


BORGES, PINOCHET Y EL NÓBEL.
Por Washington Daniel Gorosito Pérez*
MEXICO:
Jorge Luis Borges ganó los más importantes premios de literatura, exceptuando uno, el Nóbel, en 1976 estuvo a un paso de obtenerlo pero una inoportuna visita al dictador chileno Augusto Pinochet Ugarte lo descalificó ante la Academia Sueca para siempre.
Nació ahí el histórico desencuentro que convirtió al escritor argentino, una de las figuras cumbres de las letras del siglo XX, en candidato crónico e invariablemente frustrado al premio más significativo de Literatura y determinó que el Nóbel se perdiera de tener a Borges entre sus galardonados.
El ensayista uruguayo Emir Rodríguez Monegal, su biógrafo autorizado, en “Borges una biografía literaria”, dice que en 1976 el escritor argentino “ya había sido elegido a medias con Vicente Aleixandre, el poeta surrealista español, para el premio Nóbel, cuando una visita intempestiva a Santiago de Chile, para aceptar una medalla de Pinochet, decidió a la Academia a borrar cuidadosamente su nombre”.
Quizá ningún otro texto de Borges haya sido tan debatido en Estocolmo como su discurso en la Universidad de Chile aquél 22 de septiembre al recibir el doctorado honoris causa de manos del propio General Augusto Pinochet.
“Yo declaro preferir la espada, la clara espada a la furtiva dinamita […] Mi país está emergiendo de la ciénaga, creo con felicidad […]. Ya estamos saliendo, por obra de las espadas, precisamente. Y aquí ya han emergido de esa ciénaga. Y aquí tenemos: Chile esa región, esa patria, que es a la vez una larga patria y una honrosa espada”, dijo el escritor.
Fue el mismo día que en Washington agentes del la DINA [Policía Secreta] asesinaban a Orlando Letelier, que había sido canciller del gobierno democrático de Salvado Allende, derrocado por Pinochet tres años antes a sangre y fuego.
Otro biógrafo de Borges, el chileno Volodia Teitelboim, revela en “Los dos Borges”una opinión que el académico sueco Arthur Lumolkvist le comunicó en Estocolmo en 1979.
“Soy y seré un tenaz opositor a la concesión del Premio Nóbel de Literatura a Borges por su apoyo a la dictadura de Pinochet, que ha sido usada por la propaganda de la tiranía para intentar una operación cosmética”.
Según el propio Teitelboim, Borges cada octubre que pasaba recibía la noticia que no había obtenido el Nóbel “con humor agridulce y el corazón apretado” y “adoptó aires de perdedor experto”.
A una joven periodista argentina que fue a verla algo compungida en una de esas ocasiones le dijo: “No se preocupe, se trata de una situación que lejos de molestarme, me divierte. Me apena sí por los argentinos, que la siente como si fuera que han perdido un importante partido de fútbol”.Sin embargo “que no le dieran el Nóbel lo afectaba”, según el investigador Alejandro Vaccaro, en “El señor Borges”, escrito a partir de una larga entrevista con Fanny Ubeda que trabajó 35 años en la casa de la familia Borges en Buenos Aires.
“El decía que no, pero Fanny cuenta que todos los años cuando llegaba la noticia, con los periodistas en la puerta, Borges se ponía mal. Y decía: “Si me lo dan sería inmerecido, pero yo quiero que me lo den”, refiere Vaccaro.
Borges, pese a todo, siempre mantuvo en público su actitud de perdedor digno. En 1985 hizo esta sorprendente declaración al diario “Clarín” de Buenos Aires:
“La inteligencia de los europeos se demuestra por el hecho de que jamás me hayan dado el Premio Nóbel. ¿Sabe usted por qué? No hay escritor más aburrido que yo. Es una gran equivocación que la gente me lea, porque ni a mí mismo me gusta lo que escribo y por eso ni yo mismo me leo, Nunca me he leído.
Todo lo que he escrito, todo, no pasan de ser borradores; ¡borradores!, papeles sueltos. No entiendo a las personas. Y por ejemplo en esta biblioteca que usted ve ahí, no tengo libros míos. ¿Para qué?

Washington Daniel Gorosito Pérez*,
POETA del MUNDO:

AMOR CORRESPONDIDO

Al parecer él se había cansado de sus constantes ausencias, de que siempre estuviera cansada cuando estaba. Mi jefa colgó el teléfono. Era una discusión tan repetida que apenas le afectaba ya. Movió el ratón, allí estaba él, el atractivo actor de la serie de moda, un tapiz de ordenador. Se quedó un rato así, observándolo, con el ratón en la mano, hasta perder del todo la mirada. Entonces mi jefa hizo lo que muchas veces la habíamos visto hacer: se levantó, fue tranquilamente hasta el baño y desapareció allí unos minutos. Luego volvió, se sentó y se puso a trabajar con esa leve sonrisa de beata, la que deja ese amor que siempre es correspondido.

CarlosMazaSerneguet

NARRATIVAS 13


narrativas
revista de narrativa contemporánea en castellano
Núm. 13
Abril-Junio 2009
ISSN 1886-2519
Coordinador:
Carlos Manzano
Consejo Editorial: María Dubón - Emilio Gil - Mónica Gutiérrez Sancho - Nerea Marco Reus - Luisa Miñana

● Ensayo
Las máscaras en “La región más transparente” de Carlos Fuentes, por María Pía PasettiAgendas narrativas: una lectura de la narrativa peruana última, por Carlos García MirandaDos lecturas foráneas de El Quijote. Jorge Luis Borges y Felisberto Hernández, por Mónica SalinasEl mundo de los sentidos en la obra “Café nostalgia” de Zoé Valdés, por Orlando BetancorEl mal del siglo, por Jorge Eliécer Pacheco Gualdrón
● Relatos
La dimensión perdida de los espejos, por Javier QuiñonesEl club de los idealistas de los últimos días, por Gabriel SchutzMicrorrelatos, por Araceli EstevesCasacas de cuero negro, por Carlos García MirandaUn día cualquiera, por Roxana PopelkaEl número cuatro, por Leopoldo de Trazegnies GrandaTres relatos, por Mónica Sánchez EscuerEl dueño, por Porfirio Mamani MacedoCuentos eróticos, por Ligia MinayaCosas que decidir mientras se hace la cena, por Maite NúñezCatalina de 9 años, por Carlo Reátegui AvilésLa vida encima, por César Alejandro Obregón GuzmánLa foto, por Francisco RuizJuego de mesa, por Luis Emel TopogenarioLos cuentos del posadero de Bacharach, por Enrique García DíazLa iglesia de Gabor, por José Antonio LozanoEn cuerpo y alma, por Laura López AlfrancaPor qué odiar a Raymond Chandler, por Esther RaneraSolo era un gato, por Lea del PozoA la caza del tesoro, por Daniel Alejandro GómezCastañas pilongas, por José María MoralesEl orfeón esmeralda, por Blanca del CerroEl silencio, por Pepe PerezaLicores de Santa Caterina, por Fran García ParraCorrespondencia nicaragüense, por Berenice NoirPreciosa y perezoso, por Olivia Vicente Sánchez
● Narradores
Fernando Iwasaki
● Reseñas
“Cómo matar a un poeta” de Manuel Jurado López, por Pablo Lorente Muñoz“15 maneras de decir amor” de María Frisa, por Luis Borrás“La fiebre del atún” de Andrés Casanova, por María Helena Sofía“Piedad” de Miguel Mena, por Luis Borrás“Cuatro veces fuego” de Lara Moreno, por Miguel Sanfeliú“Con la soga al cuello” de Flavia Company, por Pablo Lorente Muñoz
● Miradas
El gato y la simbología ambivalente, por Vanessa Alanís Fuentes OliverLa vorágine oculta, por Jorge Eliécer Pacheco Gualdrón
● Novedades editoriales

JUGUETES ROTOS

Nos sentamos en la escalera. No queríamos paraguas para una lluvia tan fina. Habíamos pasado la tarde riéndonos de cualquiera que tuviera interés por algo. Los juzgábamos con una severidad espantosa. Si a uno algo le gustaba mucho: ése era un necio. Y sin embargo bastaba con que ella dibujara un garabato en un papel: yo pasaba semanas enteras construyéndoselo. Removía cielo y tierra. Luego se lo daba como quien trae un yogurt de la nevera. Me temblaban las manos. A ella le brillaban los ojos. Pero no debía tener importancia. Me preguntó qué haría ese verano. No me gusta que juegues a la botella, dijo. Nos miramos. Nos habíamos creído especiales. Nos habíamos creído todo. No teníamos brazos.
Carlos Maza Serneguet

BOLAÑO




El enigma universal de Roberto Bolaño
Lola Galán - Madrid - 22/03/2009


A Roberto Bolaño no le cambió el éxito. No le llegó a tiempo. Cuando murió, a los 50 años, víctima de una cirrosis hepática, el 15 de julio de 2003, tenía una decena de obras de culto, que le permitían, todo lo más, vivir con holgura de la literatura. Ahora, seis años después de su muerte, su nombre de escritor está en boca de todos. Se reeditan sus libros, se le dedican ensayos y artículos, se adaptan sus novelas para el teatro, se estudian como guiones de posibles filmes. Es el éxito con mayúsculas. Un vendaval que lo ha trastocado todo, aunque a su principal responsable no puede ya afectarle.
Enlaces a esta entrada

ENTREVISTA A PHILIP ROTH (País Semanal)

"Las pantallas nos han derrotado"
JESÚS RUIZ MANTILLA
23/03/2008

Philip Roth es el escritor que encarna como nadie la rabia y el inconformismo de América. Con su nueva novela, ?Sale el espectro?, desmenuza sus fantasmas en plena era de Bush.
Las herramientas de la escritura varían según los casos. El lenguaje es la caja de utensilios común de la que todos sacan lo necesario. Pero siempre hay algo que diferencia a unos de otros. En el caso de Philip Roth es la rabia. Puede que ése sea el elemento más idóneo para definir la obra de uno de los escritores vivos que más han marcado en las últimas tres décadas a sus contemporáneos. Pero no se trata de una rabia estéril, de una rabia ciega. Es una rabia que aporta, que construye, que nos ayuda a vivir; una rabia que nos afloja los nudos que llevamos atados al cuello.

Philip Roth
A FONDO
Nacimiento:
19-03-1933
Lugar:
(New Jersey)
En las novelas y en los libros de Roth no hay mucha esperanza: ?No quiero que la tengan?, comenta él mismo, sentado en una estrecha sala de reuniones de la agencia Wylie, la del hombre conocido como El Chacal, que maneja su carrera literaria desde un despacho de la calle 57, en Manhattan. Es un lugar frío donde ni el hecho de que la calefacción funcione a tope consigue despegar el hielo de las paredes.
Tan sólo Roth, a solas, con su voz un tanto rota por el paso de los años ?va camino de los 75?, lo logra. Pero sin dejar que nadie se desvíe de lo fundamental. Cuando observa el más mínimo síntoma de ablandamiento y en la conversación se le sugieren ciertas señales de esperanza en sus últimas obras, Roth se muestra implacable. El escritor despiadado, contundente, genial, reacciona a las debilidades ajenas y no nos deja a mano ningún ancla que pueda salvarnos del naufragio. ?En mis libros, no, desde luego?.
Pero hay lectores que dentro de esa misma desesperación pueden encontrar un vitalismo, una voz que se niega a rendirse. Eso es lo que ocurre al leer Sale el espectro (Mondadori), la nueva novela publicada en España, en la que Roth saca a pasear otra vez a Nathan Zuckerman, uno de sus álter ego más importantes, como también lo han sido el profesor David Kepesh y el famoso protagonista de la desternillante El lamento de Portnoy. En su nueva obra, Roth persigue al fantasma de un escritor muerto al que alguien quiere dedicar una biografía descubriendo aspectos escabrosos de su existencia. Si se tratara de Roth, esto no sería necesario. El autor de Pastoral americana y El animal moribundo ?que Isabel Coixet acaba de adaptar al cine en Elegy, junto a Ben Kingsley y Penélope Cruz? ha compartido con sus lectores, paso a paso, su vida. Su propia experiencia ha servido de catalizador para observar el mundo, un lugar que Roth analiza con inconformismo y rebeldía, con humor histriónico y piedad por la especie. De su infancia en Weequahic (barrio de la peligrosa Newark, en Nueva Jersey) a su vejez a medio camino entre su casa de campo en Connecticut y Nueva York, este autor fundamental, eterno candidato al Premio Nobel, no ha dejado indiferente a nadie. Ni a sus compadres de la comunidad judía, que han montado en cólera más de una vez por la descarnada visión que muestra sobre su propio mundo, ni a los cristianos, que tienen que soportar en los libros de este escritor desde la blasfemia hasta el vapuleo constante de una carga alejada de la moralidad y las costumbres decentes de los más retrógrados.
Pero es que a Roth no le interesan los guardianes de las esencias, sino todas aquellas criaturas que se mueven entre el dolor y la contradicción, entre el fracaso y las cunetas a las que muchos han sido arrojados después de no haber logrado conciliar sus vidas con el sueño americano. Ahora, él resiste por el mundo con la aureola de ser un clásico en activo: uno de los escasísimos autores que han logrado ser publicados en vida por la colección Library of America, consagrada a esos indiscutibles que suelen estar muertos.
Pero lo hace sin resignarse a nada, conservando esa rabia tan sana, esa ambición para provocar y ser testigo de su tiempo. Porque las novelas de Roth, a no ser que haga política ficción como en La conjura contra América, juegan en el campo de la realidad, y si Me casé con un comunista fue la novela de la era de McCarthy y La mancha humana fue la obra maestra de la era de Clinton, Sale el espectro aparece con la ambición de convertirse en el mismo fresco de la intrahistoria para estos tiempos de infierno en la tierra que ha dejado la era de Bush, ?el peor presidente que hemos tenido nunca en nuestro país?, comenta Roth.
No es usted un escritor que deje indiferente. Un código Roth circula por el mundo. Llevar un libro suyo es todo un señuelo. El otro día, en un avión, un señor me felicitó porque iba leyendo ?Sale el espectro?. Al volar a Nueva York, la señora que iba sentada a mi lado lo iba disfrutando también?
¿De verdad?
Así es. Y justo antes de llegar aquí, una artista australiana, al ver que yo tenía un libro suyo, me dijo que al venir a Estados Unidos lo primero que hizo fue comprar ?El lamento de Portnoy?, ya que en su país estuvo prohibido por pornográfico. ¿Qué les da? Tiene una fuerza sobrenatural con sus lectores. No sé. No lo sé. Para empezar, llevo mucho tiempo en esto. Soy un superviviente. Simplemente es que usted parece haber caído en los lugares ideales en el momento preciso.
No es casualidad. No puede ser tanta casualidad. Se nota que usted cuida a sus lectores. Tiene buenos, fieles lectores, y eso que en ?Sale el espectro? se lamenta de que ya no existen. ¿Por qué? ¿No pasa eso en otras partes? ¿No ocurre en España?
Le diría que todavía quedan por ahí buenos lectores. Aquí, en EE UU, no.
¿Dónde están? ¿Dónde? Mirando las pantallas de sus ordenadores, las pantallas de televisión, de los cines, de los DVD. Distraídos por formatos más divertidos. Las pantallas nos han derrotado.
Ahí está la competencia, la dura competencia. La de las pantallas. ¿Cómo deben combatir contra eso los escritores? No lo sé. No me lo planteo seriamente. Sólo le puedo decir lo que ha ocurrido: que han ganado la batalla sobre las páginas.
¿Tampoco confía en el tan alabado ?Kindle?, el libro electrónico que acaba de aparecer en Estados Unidos? No lo he visto todavía, sé que anda por ahí, pero dudo que reemplace un artefacto como el libro. La clave no es trasladar libros a pantallas electrónicas. No es eso. No. El problema es que el hábito de la lectura se ha esfumado. Como si para leer necesitáramos una antena y la hubieran cortado. No llega la señal. La concentración, la soledad, la imaginación que requiere el hábito de la lectura. Hemos perdido la guerra. En veinte años, la lectura será un culto.
¿Y los lectores serán una especie de gente rara, de espectros? No, no, tampoco. Será un hobby minoritario. Unos criarán perros y peces tropicales, otros leerán. Como lo que es hoy leer poesía. Existen poetas, se les publica, pero los lectores de poesía son una minoría. Eso ocurrirá.
¿Los escritores tampoco serán esas voces que cualquier sociedad necesita? ¿Perderán pedigrí? Existirán. Pocos se ganarán la vida con ello. Pero no hablo del final de ningún género, como la novela, eso que se habla tanto hoy en día. Hablo de la muerte del lector, algo que en este país ya es un hecho. No sé si en Europa también.
En su nuevo libro vuelve a sacar a su ?álter ego? Nathan Zuckerman de paseo. Llevaba años lejos de todo, solo, en el campo, trabajando. ¿Usted también ha renunciado a muchas cosas? Zuckerman está retirado, lleva una vida de reclusión. Leyendo, escribiendo. Ha dejado el mundo por varias razones, se ha ido de Nueva York tras recibir amenazas y le ha cogido gusto a vivir en el campo.
Esas amenazas son fuertes. Hace usted hincapié en ello. ¿Se ha recrudecido el racismo contra los judíos en Estados Unidos estos últimos años? No. Es una constante. No nos libramos en este país de sujetos rencorosos y rabiosos. Con una persona que lo haga ya resulta suficientemente desagradable.
Al poco tiempo de regresar a Nueva York, Zuckerman ya quiere largarse. No puede soportarlo.
Le amenazan muchas cosas, entre ellas, la belleza. Bueno, se rinde ante ella, pero también le asusta. Como el cáncer que padece y el pasado, la nostalgia.
La artista australiana que me encontré hoy me preguntaba si este nuevo libro era tan deprimente como ?Elegía?. Le dije que sí era tan deprimente, pero al tiempo muy vital, porque se le ven a usted tantas ganas de escapar al dolor que provoca una extraña resistencia. Vaya.
Como dice usted en el libro, envejecer nos enfrenta a más contradicciones. No sé.
Lo dice usted en el libro. Bueno, la vitalidad que usted encuentra tiene que ver más con la manera de contar la historia. No con la historia misma, que es oscura y triste. Es la manera de contarlo.
Siempre ocurre con sus personajes, esa fuerza narrativa agarra al lector desde el principio por el estómago. ¿Lo hace a propósito? ¿Ir a las entrañas más que al cerebro, para empezar? No sé qué parte del cuerpo engancho. Lo que quiero es ser directo y señalar el camino más recto para meterse en el libro. Mis comienzos son rápidos, la clave está en captar la atención para desarrollar profundidad.
Mete usted demasiado de sí mismo. Su propia experiencia. Una tendencia que ha calado en la literatura contemporánea de todas partes. Historias con voces poderosas. Bueno, una voz es la que nos distingue a unos de otros. No creo que sea un fenómeno de los últimos años, sino una característica de la literatura en sí. La voz no es una técnica. La voz es lo que marca la diferencia.
Pero la suya ha creado escuela. ¿Le incomoda? No sabría decirle hasta qué punto eso es así. No me incomoda porque no me doy cuenta de ello. Si me planteara esas cosas, me sentiría terrible.
No muchos autores pueden presumir de haber sido publicados en vida en la colección Library of America. Usted ahora es el único. Debo conservar ese privilegio. Eso espero. Es mi ilusión.
Como autor que refleja el tiempo en el que vive, si ?La mancha humana? fue su libro de la era de Clinton, ?Sale el espectro? es el de la era de Bush. ¿Cómo será el de la América de Obama? Quién sabe. No podemos predecir nada. En nuestras vidas podemos programar los próximos cuatro años. En política es un misterio. ¿Quién se habría imaginado hace poco el desastre de Irak?
¿Qué quedará de Bush? Mucho daño. Mucho daño. Tan sólo si lo miramos en cifras, ha llevado al país a la bancarrota. Ha destruido en el mundo nuestra reputación moral. Ha matado cientos de miles de iraquíes sin razón. Ha sido un desastre, el peor presidente de nuestra historia.
¿Peor de lo que habría sido Lindbergh, ese presidente ficción que usted describió para ?La conjura contra América?? Mucho peor. Lindbergh habría sido mejor que Bush. Ahora que lo pienso, podría haber hecho ese ejercicio con Bush, pero no sería ficción. Siguiendo en ese terreno, no sé qué ocurrirá con Hillary y Obama.
Quizá la respuesta de la gente contra la era de Bush haya provocado esta necesidad tan radical de cambio. La primera vez que un negro y una mujer compiten por la presidencia con posibilidades. Esta avalancha de gente que quiere votar en las primarias y de entusiasmo por sus respectivos candidatos es una reacción clara a la era de Bush. La necesidad de hacer algo, de arreglar las cosas.
Eso hace 10 años sí que habría sido política ficción, lo de Obama. Sí, claro. Fue Bobby Kennedy hace 40 años quien dijo que en 50 tendríamos un presidente negro. Más o menos se acercó. Una de las ventajas de cómo se desarrollan estas primarias es que están despertando ilusión en todo el país hacia los demócratas. Están convenciendo a mucha gente. Pero si Obama gana esta etapa, todavía, para la elección final, debe vencer muchos prejuicios y barreras.
Lo que ocurre es que se está convirtiendo en un auténtico fenómeno de masas. Es muy listo, es brillante. Tiene un discurso articulado, posee esa energía contagiosa, joven y poderosa. Es muy esperanzador para la gente. Los demócratas parecen encantados de votar por alguien así. Cuando era niño, recuerdo que elegimos delegado de clase al único niño negro que teníamos y todos nos sentimos tan bien con nuestras conciencias...
Su infancia en Newark, Nueva Jersey. Ese territorio mítico. Sí. ¿Lo conoce?
No, pero me gustaría. Pues tenga cuidado.
¿En serio? ¿Va mucho? No, no voy a menudo. Me doy una vuelta de vez en cuando, sobre todo si voy a escribir algo en lo que aparece el barrio. Voy a ver a viejos amigos, pero hay que andar con cuidado por ahí, hay traficantes, droga.
¿Es más un escenario de ?Los Soprano? que de las novelas de Philip Roth? Los Soprano parece un cuento para niños pequeños comparado con lo que hay. Es trágico, persecuciones con disparos, secuestros, robos de coches hasta con los niños dentro? Son el pan nuestro de cada día. Así que, le digo: no vaya.
¿Dónde vive ahora? En mi casa de Connecticut, aunque los inviernos los paso aquí, en Nueva York, porque no puedo soportar el frío, me hago viejo, me afecta.
A vueltas con la vejez, es su obsesión de las últimas novelas y memorias. ¿No lo lleva bien? Escribo sobre ello. Lo exorcizo. Me viene bien hacerlo. Hacerse viejo es un cambio bastante duro en la vida, no hay nada comparable. Ni te lo imaginas. Ni a los treinta, ni a los cuarenta, ni a los cincuenta. ¿Y qué es lo que no se te puede pasar por la cabeza? Que el tiempo se acaba, que ya no sabes cuántos años te quedan, si cinco, si seis. Sabes que ya no van a ser más de 20. Has llegado al fondo. Y luego están las pérdidas. Un amigo mío murió ayer. Primero has perdido a tus abuelos; después, a tus padres. Ahora pierdes a los amigos. Es duro, es fuerte. Aparte de todo eso, cuando el tiempo se acaba, vas perdiendo las facultades. La memoria, me aterra perder la memoria.
Aun así, en ?Sale el espectro? le encuentra ventajas cuando dice que? ¿Ventajas? No, en mi libro no le saco ninguna ventaja a la vejez.
Bueno, cuando se refiere a que las últimas grandes respuestas esperan al final. Ya, pero eso no es una ventaja. Es la vida. No se haga ilusiones con eso.
¿Por qué no? Porque no quiero que tenga ninguna esperanza.
Vale, no. Lo intentaré, pero no leyéndole, entonces. Quizá no haya esperanza en esa manera de ver la vejez, pero le da usted un sentido. Eso sí. Pero porque no nos queda más remedio. Es el destino irrenunciable para todos nosotros, excepto para quienes no lo alcanzan. Después nos llega el hecho de la muerte. Tienes que hacerte a esa idea. A los treinta me planteaba mucho la muerte hasta que un día me dije: ?¡Olvídate! ¡Preocúpate cuando tengas 75!?. Creí que nunca llegaría. Bueno? pues he llegado.
Uno de sus personajes quería estar limpio para cuando se le presentara la muerte. Qué extraño, ¿no?
Y el sexo, ¿dónde le queda el sexo a Philip Roth en la vejez, ese motor de toda su literatura? Bueno, para mucha gente, el sexo pierde interés, para otros es tan interesante como siempre y algunos aceptan que están fuera de juego?
¿Y usted? ¿Yo?? Ja? Yo soy de los que todavía le encuentran interés.
¿No se pasan los impulsos? No tienen por qué.
¿Vienen más o menos? ¿En qué lugar de sus prioridades quedan ahora los impulsos sexuales? ¿Le hacen sentirse más vivo que otras cosas? Bueno, se van adecuando a la edad. He escrito sobre esto en El animal moribundo, en Elegía y en este libro último. Creo que queda todo claro.
¿Cómo cuadra un escritor tan explícito en lo sexual como usted en un país con dirigentes tan puritanos? Este país es muy grande y tiene muchas caras. La puritana es una, pero si te fijas en cómo las chicas visten en verano, no lo definiríamos así. Los chicos acceden al sexo a los 14 o 15 años y la libertad es enorme. El puritanismo es un espejismo en Estados Unidos. Este país es tan hedonista como cualquiera en el mundo.
¿Más que en su juventud? Desde luego. El gran cambio se produjo en los sesenta. El nivel de frustración en ese aspecto era altísimo, y el acceso al sexo, muy reducido. No había leyes del aborto, había que casarse o tener hijos y afrontar la vida. Se las arreglaban para dominar nuestra sexualidad en todos los aspectos, y eso ya no ocurre, se acabó. Completamente. Son dos países diferentes: el de entonces y el de ahora. Y todo ese cambio se produjo en los sesenta. Fue una revolución social y auténtica de la que vemos hoy los resultados.
Sí, pero toda esa libertad, ¿no está de alguna manera amenazada ahora? Uno de sus personajes dice en su nuevo libro, ni más ni menos: ?Abortemos mientras podamos?. Provoca. Le gusta provocar. Tiene una manera de ver la vida radical. ¿Se definiría así? ¿En qué sentido?
Como alguien que lleva a sus criaturas al límite. Hasta Zuckerman sueña con tener un incesto, en fin. Parece usted haber alcanzado un grado libérrimo de expresión. Sin miedo. ¿Soy un radical?
No pasa nada. Es difícil encontrar cosas similares. Yo no tengo esa sensación. No es que sea yo. Es que los temas que elijo conducen a esa lógica. No me planteo cuando escribo si es radical, no deseo provocar a nadie. Me enfrento a los problemas que surgen en la escritura. No me planteo lo que les pueda o no gustar a los lectores, si se van a escandalizar o no.
Si el sexo define el comportamiento humano, un país puede quedar definido por los deportes. Usted retrata Estados Unidos a través del deporte también. Me interesa el deporte, como aficionado. Cuando era niño me gustaba mucho más. Jugaba constantemente al béisbol. En Pastoral americana hay un héroe deportivo. En Una novela americana hablo de béisbol, pero los deportes no dominan mi vida. Tampoco creo que podamos definir un país por medio del deporte.
Hay otros asuntos en su escritura que no desaparecen. El judaísmo. Tuvo sus más y sus menos con los miembros de su comunidad cuando escribió ?Adiós, Columbus?. No sentaron bien sus planteamientos. ¿Qué representa ser judío en Estados Unidos hoy? No me preocupa. Es como ser diestro o zurdo. Yo soy zurdo y de izquierdas. Judío, ciudadano, amigo de mis amigos, es tan sólo un aspecto de la vida.
Pero que influye mucho. Hace tiempo sí, pero ahora me preocupa más cómo ser americano que judío. Pasa como en España, me imagino. No afecta tanto. Mi familia lleva aquí más de 100 años, así que ya es hora de que nos sintamos más parte de este país que otra cosa. Ser de este país implica conocerlo a fondo. Aquí crecí, conozco sus defectos mejor que los de fuera. Siempre sabes odiar mejor tu propio país que otros. Así que cuando los antiamericanos empiezan con sus cuentos, me gusta mandarles callar. Odian mi país de forma estúpida, nosotros sabemos odiarlo de una manera más inteligente. Tu propio país te puede volver loco, como tu familia, como tu mujer, pero? lo quieres y lo odias al tiempo.

REGALO


Afortunadamente tenemos algunos amigos tras la barra de los bares. Así hemos conocido un montón de historias que merecerían ser contadas, quizá por alguien más dotado que un servidor para las narraciones largas. Como la de este argentino que vino a España huyendo del corralito, divorciado, sin un peso, y a cuya hija llenamos de sencillos regalos. Pequeñas ocurrencias que a veces se acaban convirtiendo, por la imaginación de la niña, en un apuro para el padre. Como el último: un elefante dibujado en una servilleta con el que le dijimos que podría jugar cuanto quisiese. Ahora la niña dice que el elefante ha desaparecido, que se ha fugado, enfadado por no ser de verdad. Y que quiere uno de verdad, que su padre se lo tiene que comprar, uno que no se enfade. Nosotros le pedimos que nos enseñe la servilleta. Ella duda un instante y la trae. Entonces, sin acusarla de nada, le giramos la tortilla: el elefante no ha desaparecido, guapa, no se ha enfadado, está ahí, sólo que resultó ser un elefante blanco con una gruesa piel de tippex.

CarlosMazaSerneguet

RELATOS DEL PUEBLO MUERTO

El escritor de muertos
Publicado por Jrn Calo


El discípulo se hacía llamar Dr. Asbel. El Dr. Asbel era el discípulo favorito de Mr. Hyde. Por el día el Dr. Asbeel llevaba una vida normal a los ojos de los ciudadanos de Pueblo muerto. Iba a su consulta médica para tratar de curar a sus pacientes, como lo haría cualquier médico vocacional. El Dr. Asbel se sentó media hora más tarde de lo habitual en su consulta y esperó a su primer paciente.
La enfermera gótica había terminado de limpiar el sable del Dr. Asbel- El sable del Dr. Asbel era una reliquia de sus antepasados, los antiguos caciques de Pueblo muerto.
Que pase el siguiente (Voz marcial)
Entra el escritor de muertos con un ejemplar de La Montaña Mágica de Thomas Mann
El Dr. Asbel invita a sentarse al escritor de muertos; el escritor de muertos le ofrece la mano al Dr. En señal de cordialidad, ambos se dan la mano de forma amable. El escritor de muertos se sienta y deja el ejemplar de La Montaña Mágica en la parte izquierda de la mesa en una zona vacía.
Dr. Asbel: ¡Veo qué es usted un lector!
El escritor de muertos: Así es, es muy importante ser lector, lector antes que nada, para ser algo en esta vida se precisa de lecturas escogidas.
El Dr. Asbel: Siempre deseé leer ese libro, pero es muy grueso, y tengo tampoco tiempo, siempre. ¿Lo ha leído usted, lo está leyendo?
El escritor de muertos: Lo estoy releyendo; es una de mis obras favoritas dentro de la gran literatura universal.
El Dr. Asbel: ¿Y…de qué trata?
El escritor de muertos: Trata de la enfermedad y de la vida, de la amistad, de la vida filosófica en un balneario. Su protagonista es el joven Hans Castorp. Es una novela llena de sabiduría humana. Como la he leído se la ofrezco a usted para que la lea sin prisas, hágalo mejor en una terraza mirando a un bosque o a un jardín, sería ideal en un balneario, porque eso crearía la atmósfera perfecta para la lectura de La Montaña Mágica. Le aseguro qué si tiene un mínimo de sensibilidad le gustará.
El Dr. Asbel: Oh, no sabe cuánto se lo agradezco, me pondré a leerla inmediatamente.
El escritor de muertos: Es un gran placer para mí el ofrecérsela.
El Dr. Asbel: Bueno, y ahora debemos ir a su asunto… ¿Dígame qué le sucede?
El escritor de muertos: Uhm… es un tema delicado…(dubitativo)
El Dr. Asbel: No se preocupe, está usted ante un médico y su enfermera.
El escritor de muertos: ¡Es cierto!-Bien le contaré lo que me sucede; desde hace algunos años, siempre he sido reacio a ir a los médicos para resolver mis problemas de salud. Pero ya no puedo más y ha llegado el momento de enfrentarme a los hechos…
El Dr. Asbel: ¡Pues adelante; le escucho detenidamente!
El escritor de muertos: Desde hace algún tiempo (algunos años) he tenido una molestia (señalando su trasero con el dedo índice)
El Dr. Asbel: ¿Y…qué cosa es?
El escritor de muertos: Tengo una protuberancia más o menos redonda en el orificio que remata el conducto digestivo y por el cual se expele el excremento.
La enfermera gótica: ¡Diga usted el ano y acabamos de una puñetera vez! (Muy ofendida y con potencia en su voz) ¿Qué forma es esta de tratar al Dr. Asbel? ¿Quién se ha creído qué es usted?
El Dr. Asbel: Disculpe usted a mi enfermera, ha tenido un problema doméstico-familiar muy importante…y…cuanto lo siento. (El Dr. Asbel mostró ser el médico más exquisito de Pueblo muerto. El escritor de muertos tomó la palabra para defenderse.
El escritor de muertos: Discúlpeme, pero no he tenido el placer de conocerla anteriormente, es muy probable que no fuéramos invitados a las mismas fiestas. Por otro lado mi lenguaje unido a mi educación como escritor, no me ha permitido expresarme de una manera más sutil. He de decirle señora o señorita que mi ano sufre de dolor. Algunas veces sangra por el roce del bello. Al caminar, el bello, que no es otra cosa que el pelo que tengo alrededor de dicho orificio y que regalaría a un alma tan caritativa como usted. Pero no lo haré porque sin duda se ofendería con mi regalo. He de decirle que es una maldición estar en esta horrible situación. He aquí el asunto tan importante que me ha traído junto al Dr. Asbeel y que no es otro que mi interés por ser operado cuanto antes de esta maldición.
El Dr. Asbel: Lo que usted tiene es una Tumoración en los márgenes del ano o en el tracto rectal, debida a varices de su correspondiente plexo venoso. No se preocupe el noventa por ciento de la gente que conozco tiene la columna desviada y sufre de hemorroides. Le recetaré una excelente crema corticosteroide la cual le hará disminuir el dolor y la hinchazón, es importantísimo que tome usted estas medidas mientras espera la posibilidad de ser usted operado dentro de unos meses, menos de un año calculo. Ya le he dicho que un altísimo porcentaje de la población padece de hemorroides-. Las medidas a seguir son estas que le escribo:
Utilizar ropa interior de algodónEvitar el papel higiénico con perfumes o colorantesEvitar rascar las hemorroides
Los baños de asiento, en agua caliente durante 10 a 15 minutos, pueden ayudar a que la persona se sienta mejor. Asimismo, los reblandecedores de las heces ayudan a reducir el esfuerzo y el estreñimiento.
Y antes de nada y lo más importante es que me muestre usted su ano para certificar que estoy en lo cierto y si fuera así ponerle en la lista de espera para ser operado.
(El escritor de muertos se tumbó en una camilla blanca tal como se lo había ordenado la enfermera gótica-La enfermera gótica se puso unos guantes blancos e hizo unos chasquidos en los dedos, con ambas manos abrió las nalgas del escritor de muertos-El Dr. Asbel se acercó con una lámpara y enfocó el núcleo del problema)
¡Efectivamente, no hay error posible, tiene usted una almorrana de caballo como se diría vulgarmente!
Tómelo con calma y siga mis consejos, le llamaremos en cuanto nos sea posible. Calculo unos seis meses a lo sumo. Le agradezco infinitamente su regalo: La Montaña Mágica de Thomas Mann.
El Dr. Asbel le dio la mano al escritor de muertos.
Al cabo de seis meses le fue enviado al escritor de muertos una carta certificada a modo de invitación con fecha para realizar una colonoscopia en el Hospital clínico del sagrado corazón. La enfermera gótica había sido la encargada de rellenar la solicitud del paciente con un nombre equivocado en dicha solicitud. La enfermera gótica había pedido una exploración equivocada hecha a ex profeso o con mala intención. Al día de hoy el escritor de muertos sigue padeciendo de su problema hemorroidal.

ROBERTO BOLAÑO Y...

Roberto Bolaño y su circunstancia

En uno de sus últimos viajes a Chile, a fines de 1999, Roberto Bolaño sostuvo una entrevista pública en un pequeño café del Barrio Bellavista. En esta hora de homenajes, recordamos pasajes de ese diálogo inédito.
por María Teresa Cárdenas y Erwin Díazen Revista de Libros de El Mercurio, 25 de octubre de 2003
- Como poeta y narrador, ¿siente que habita dos mundos con reglas distintas?
"Yo no me siento en dos mundos. Yo soy escritor. Y escribo novela, escribo cuento y escribo poesía. Me encantaría escribir ensayo, pero mejor que no lo haga. Yo no veo ninguna dicotomía. En lo que respecta al mercado, ahora publico en editoriales fuertes y cobro bastante. No puedo sino estar conforme, porque masoquista no soy. Ni voy a regalar mis obras a un editor. Yo creo que es muy difícil eludir el mercado, incluso para la poesía. Lo que pasa es que hay mercados alternativos. Y luego, que no es puramente una cuestión de mercado, también es una cuestión de calidad de vida. Alguien que lee poesía es alguien que tiene una cultura más grande que si sólo leyera prosa, y su placer estético aumenta considerablemente si es un lector de prosa y poesía, o si es un lector no sólo de bestsellers. Los bestsellers, además, me parecen una infamia; están mal escritos y hablan de cosas totalmente vacías. Yo prefiero ver la tele antes que leer un bestseller".
- ¿Para qué le ha servido a usted la literatura?
"Podría dar una respuesta aparentemente poética: "para no morirme", pero es falso, yo seguiría vivo y probablemente con mejor salud si no hubiera optado por la literatura. A mí la literatura me ha servido básicamente para leer. En el momento en que decido que voy a ser escritor, me pongo a leer. Y gracias a la literatura he podido leer libros maravillosos, increíbles, como encontrar tesoros. Y en mi vida, que ha sido más bien nómade y de una pobreza extrema en ocasiones, el leer ha contrapesado esa pobreza y ha sido mi soberanía y ha sido mi elegancia. Podía estar en cualquier situación y si leía a Horacio, por ejemplo, el dandy, el que estaba viviendo por encima de sus posibilidades era yo, siempre. La literatura a mí me ha producido riqueza, es riqueza".
- ¿Para qué le ha servido a usted la literatura?
"Podría dar una respuesta aparentemente poética: "para no morirme", pero es falso, yo seguiría vivo y probablemente con mejor salud si no hubiera optado por la literatura. A mí la literatura me ha servido básicamente para leer. En el momento en que decido que voy a ser escritor, me pongo a leer. Y gracias a la literatura he podido leer libros maravillosos, increíbles, como encontrar tesoros. Y en mi vida, que ha sido más bien nómade y de una pobreza extrema en ocasiones, el leer ha contrapesado esa pobreza y ha sido mi soberanía y ha sido mi elegancia. Podía estar en cualquier situación y si leía a Horacio, por ejemplo, el dandy, el que estaba viviendo por encima de sus posibilidades era yo, siempre. La literatura a mí me ha producido riqueza, es riqueza".
[
Entravista completa]
FUENTE:
http://poetamultimedia.blogspot.com

UNA NOTA CRÍTICA SOBRE "EL SECRET0"



Hace algunos días atrás me invitaron casi apasionadamente a ver lo que parece ser la última panacea acerca del desarrollo humano, todo un Best Seller en ventas de libros y películas, El Secreto. Me pidieron una opinión sobre aquello, y aquí está.

El Secreto por lo que averigüé, es un libro de bastante fácil lectura y la película lo que hace sino es redundar acerca de los detalles sobre la “teoría” del texto, así es que me di el lujo de verla, para ganar tiempo en otros estudios.

El filme sobre el Secreto es una ilustración gráfica con más impacto sobre la tesis de la ley de la atracción, que se resume en la cita "Si lo ves en tu mente, lo tendrás en la mano". De esta forma una serie de “filósofos” (humildemente todos desconocidos para mí) gurús de autoayuda, científicos y conferencistas, ofrecen sus planteamientos al respecto y obviamente sus experiencias personales en torno a sus transformaciones vitales.

Según ellos el universo está regido por la ley de lo semejante: así como es arriba, es abajo y como es afuera es adentro (citando el segundo principio del Kibalión del sabio antiguo Hermes Trimegisto). Por ello existe además una ley de atracción donde lo semejante atrae lo semejante, así por ejemplo los pensamientos de todos los individuos son enviados al Universo y atraen magnéticamente a todas las cosas que están en la misma frecuencia. Todo lo que enviamos regresa a su origen, en la señal que se ha emitido. Por ello si posees constantes pensamientos negativos acerca de las cosas, no es extraño que tu vida esté llena de circunstancias rodeadas de temores, fracasos, pobrezas, infidelidades, tristezas, etc. Bajo la misma idea, si tu pensamiento se inunda de imágenes positivas, atraerás todas aquellas cosas que visualizas dada la correspondencia que se ejerce con el cosmos.

Esto, que puede parecer muy simple, para los exponentes ha decidido gran parte de la Historia Universal, pues ha sido la clave del éxito de innumerables grandes personajes que supieron acerca de este secreto, lo utilizaron, obtuvieron los frutos, pero no lo divulgaron quizás en el temor de que cayera en manos inapropiadas o bien se vulgarizara (excusa recurrente), conservándolo entre ellos, hasta ahora.

Los autores revelan el Secreto por fin a la humanidad, poniéndolo al alcance de cualquiera que desee seguir unos simples pasos. Así durante la película, a la lista de estos “iluminados” se suman personas comunes y corrientes que ofrecen sus testimonios, y es a mi juicio en ese minuto del film donde asoma el asunto que me parece clave y que en mi observación, posee un elemento de critica importante y estructural en el Secreto.

Para los relatores, si la ley de atracción es tal, nada es imposible. Uno de los entrevistados ofrece su experiencia comentando que siempre fue su sueño tener un Ferrari (un auto de lujo cuyo modelo más ordinario es el Ferrari F430 que oscila en los 250.000 dólares), pero creía que era tan absurdo que simplemente lo veía como una quimera loca, irrealizable. Sin embargo al conocer el Secreto se visualizó una y otra vez en su sillón todos los días manejando este espectacular auto hasta que un día, simplemente lo consiguió. Así, es bastante curioso como algunos de estos personajes obtuvieron fortunas, mansiones en Beverly Hills, vida en sociedad, amores por raudales, etc, en definitiva lo que se suele llamar actualmente éxito gracias a la obtención y práctica de este Secreto.

En este sentido me parece curioso que la película en muy pocas ocasiones se pregunte - siendo tan trascedente su postulado - sobre el significado de la vida en sí, y solo se limite a citar a personajes como Wiston Churchill para dar a entender, en escamoteos, el punto cuando mencionan que “cada uno crea su propio universo”.

La tesis más bien se circunscribe a exponer el funcionamiento de la existencia, más bien del Universo, bajo la ley de correspondencia y atracción y cómo podemos emplearla a nuestro beneficio, no su sentido.

No obstante cuando se ven las intervenciones de todos los sujetos que explican sus vivencias, uno se pregunta inevitablemente si el fin de el Secreto no sea si no la consecución de la felicidad humana como fin o como medio. El problema es que nunca se plantea esto, si no es con un deseo como intermediario. Así la mayoría de los personajes lograron la paz interior y la felicidad, cambiando sus pensamientos, tras una sistemática visualización mental y por ende el logro de su desarrollo personal, gracias solo a la obtención de sus deseos (todos materiales). Es singular que ninguno deseara simplemente felicidad en sí misma, sino ganarse la lotería, una nueva casa o auto y sobre esa plataforma la tranquilidad vital. Mas parece ser en definitiva, una persona muy pobre de espíritu, aquella que su felicidad esta mediada con la consecución de un Ferrari, una mansión o roce social ilimitado. Todas aquellas cosas están sujetas inevitablemente a la fragilidad de la materia y por ende a su extinción ¿qué ocurrirá si desaparece el Ferrari?

Solo basta ver en la película la imagen arquetípica que se ocupa del genio de la lámpara, que dice a Aladino “pide y se te os dará”. Lo que no se desarrolla en este tosco ejemplo es que en esta historia de Las Mil y una noches, el mayor desarrollo espiritual de Aladino no se da en torno al encuentro con el genio (que solo le da un éxito rápido, pero frágil) sino más bien en su autoprendizaje en la adversidad luego que el Mago Magreb engañando a la esposa obtuviera definitivamente la lámpara. En fin, Aladino se hace rico, pero hay que recordar que de fondo esta es la historia de un tramposo burlado por otro tramposo.

Es penoso ver que en una sociedad en medio de una crisis como la que enfrentamos actualmente se aferre a estas teorías que den sentido a la consecución de sus éxitos o esperanzas a través de los pasos que menciona: pensamiento, sentimiento, visualización, agradecimiento. No obstante es bastante claro que si uno quiere tener un Ferrari o lo que sea, obviamente lo puede conseguir, a costa de endeudamientos, exceso de trabajo, etc. Esto en último caso estaría legitimando claramente a un sistema tan enfermo como el capitalista, donde no se hace una reflexión sobre la naturaleza del deseo particular, sino más bien se queda en el punto de “pide y se te os dará” de las Mil y una Noches, sin avanzar en el aprendizaje posterior de Aladino. Me imagino que los autores no conocen tampoco el mito del Rey Midas, la antigüedad habla por si sola.

En contraposición a la teoría de la atracción del Secreto me gustaría plantear sucintamente la visión budista de la vida. Buda (el iluminado) era en su origen un príncipe llamado Siddhārtha Gautama por allá en el siglo V aproximadamente a.C. Los primeros años de la vida del príncipe Siddhārtha transcurrieron completamente ajenos a toda actividad espiritual, pues siempre vivió rodeado con su familia en torno a un enorme lujo y comodidad. Al entrar a la edad madura logró captar las afueras de su hogar percibiendo el dolor bajo sus formas más agudas, por primera vez se percató de la vejez, la enfermedad y la muerte de la gente como entes reales fuera de la particularidad artificial de su castillo.

Tras este impacto matriz, decidió abandonarlo todo y recorrer un camino de profunda meditación e indagación espiritual. Con el tiempo llegó finalmente a un lugar llamado Bodhgaya, hasta sentarse bajo la sombra de un árbol bo o bodhi (una higuera), considerado el árbol de la sabiduría en oriente. Una noche de luna llena decidió no levantarse hasta que hallara la respuesta al sufrimiento. La culminación de sus meditaciones llegó cuando se había liberado definitivamente, en la conciencia de las cuatro nobles verdades de la existencia:

1.- El sufrimiento es un atributo de la existencia.

2.- El sufrimiento es causado por el deseo.

3.- La extinción del deseo hace cesar el sufrimiento.

4.- Para extinguir el sufrimiento, debemos seguir el óctuple sendero.

El Óctuple Noble Sendero comprende la:

Recta opinión.

Recta intención.

Rectas palabras.

Recta conducta.

Rectos medios de vida.

Recto esfuerzo.

Recta atención.

Recta concentración.

El camino del medio cristaliza la línea por el que Gautama Buda alcanzó el estado de Nirvana a través de la moderación que supone la huida de los extremos, por ello es recto ya que tanto la indulgencia con los sentidos como la auto-mortificación son caminos que no logran impedir el sufrimiento y a través de la práctica de la sabiduría, la moralidad y el cultivo de la mente se logra finalmente la unión con el todo. Las personas intentando lograr lo trascendente o bien ser felices en esta existencia, deambulan ya sea entre el libertinaje sin sentido o la autoinmolación exagerada. Los sencillos buenos actos, pensamientos, palabras, son más que un dogma, una acción continua de respeto profundo por la vida y creo tienen un alcance enorme en nosotros y los que nos rodean. De estos preceptos me es inevitable recordar la frase que reza “El hombre que desea nada es invencible”.

Para graficar más este punto tomaré el ejemplo del escritor árabe Gibrán Khalil Gibrán que, sin ser budista expresa con sabiduría este punto en su libro El Profeta. En uno de los mayores deseos de cada uno de nosotros, la consecución de la libertad, se lee su respuesta:

“A las puertas de la ciudad y junto al fuego de vuestros hogares, os he visto de rodillas adorando vuestra propia libertad.Como esclavos que se humillan ante el tirano y lo ensalzan mientras él los martiriza.Si, en el jardín del tiempo, a la sombra de la ciudadela, he visto a los más libres de vosotros llevar vuestra libertad como un yugo, como un dogal.Y mi corazón sangró en mi interior: porque solo seréis libres cuando el deseo de la libertad no sea un arnés para vosotros y cuando dejéis hablar de libertad como una meta y de un logro……si lo que queréis abolir es una ley injusta, debéis saber que esa ley fue escrita por vuestra propia mano sobre vuestra propia frente.No conseguiréis borrarla quemando vuestros códigos ni lavando las frentes de vuestros jueces, aunque vaciéis todo un mar sobre ellas.Y si es un tirano a quien queréis destronar, cuidad para que el trono que le habéis erigido en vuestro interior sea también destruido.… y si es una inquietud lo que queréis borrar, esa inquietud fue elegida por vosotros, nadie os la impuso.Y si es un miedo lo que queréis borrar, sabed que el sitial del miedo está en vuestro corazón y no en el puño del temido”.

El deseo del Secreto aparece como una pesada carga de aspiraciones, como una trama simple de realizaciones de sueños, en la consecución de lo que resuena como la llave de la vida, el éxito. Es por ello que todos estos conferencistas agrupaban empresarios o más bien “emprendedores” rezándoles sus recetas con frases como “Aspira Alto; No fracases, triunfa; El deseo gobierna al mundo; Cuando comprendas que tienes el derecho de poseer, poseerás; No es un mal ser rico”. Hoy posiblemente, en medio de la crisis, todos los que escucharon sus consejos deben estar deseando saber cómo pagarán las cuotas del Ferrari último modelo que adquirieron en su camino hacia el éxito. Cada uno de ellos, limitó las posibilidades de su existencia a sus propios deseos y estos dejaron de ser infinitos, cuando la naturaleza misma de la vida les demostró su fragilidad. Nadie de ellos deseó posiblemente, en primera instancia simplemente mirar un atardecer, o maravillarse con el cielo estrellado, o alegrarse de la sorpresa de un niño bajo el alero de un conocimiento nuevo refeljado en su rostro, es, en esa sencillez donde se encuentra el arte de la vida.

Resalta así Diógenes de Sinope, un filósofo griego de la escuela Cínica que según él la virtud es el soberano bien. La ciencia, los honores y las riquezas son falsos bienes que hay que despreciar por su frivolidad. El principio de su filosofía consiste en denunciar por todas partes lo convencional y oponer a ello su naturaleza. El sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir al máximo sus necesidades.Así se cuenta la anécdota donde Diógenes que, residiendo en Corintio vivía solo en un barril rodeado de perros, pues nada necesitaba. Un día llegó el gran emperador macedonio Alejandro Magno que había escuchado de tal particular asceta y estaba interesado en tratarle. Así en la mañana, mientras Diógenes se hallaba absorto en sus pensamientos Alejandro, se le acercó y le preguntó si podía hacer algo por él, cumpliría cualquiera de sus deseos. Diógenes casi sin inmutarse respondió: “No, tan solo que te apartes porque me tapas la luz del sol”.


No seas tus deseos, sino quien eres.


Javier Muñoz S.Santiago, miércoles, 11 de febrero de 2009 .Color del texto

Salvador Alario Bataller

Lugar:
Avda, Blasco Ibáñez, nº.126, 6º, 28ª Valencia 46022 Spain

Teléfono:
963724197

E-mail:
alario7@msn.com

Enviar un mensaje a este usuario.
OBRA PUBLICADA A)CIENTÍFICA: 8 libros de Psicoterapia y Sexología (editorial Promolibro, valencia). 36 artículos especializados en diversas revistas (redactor de Cuadernos de Medicina Psicosomática y Psiquiatría de Enlace, www.editorialmedica.com, y los artículos y otros textos se relacionan en la web). B)NARRATIVA: “La conciencia de la bestia”, edición privada, finalista (de los 15 finalistas) del Premio Planeta de Novela de 1997. “La ciudad desvanecida”, relato seleccionado por concurso de la revista Escribir y Publicar en su editorial Grafein Ediciones, Colección Escritura Creativa, integrante del volumen de cuentos ASI ESCRIBO MI CIUDAD (2001). “Descensus ad Inferos”, lo mismo que antes, pero este cuento pertenece al libro de cuentos “32 MANERAS DE ESCRIBIR UN VIAJE” , Grafein Ediciones (2002). “Maltidos. La Biblioteca olvidada”, Iván Humanes Bespín y Salvador Alario Bataller, Grafein Ediciones, Barcelona, (2.006). "101 coños, Ilustraciones y breves" (2008), Carlos Maza Serneguet, Salvador Alario Bataller e Iván Humanes Bespín. Ilustraciones de Vanesa Domingo Montón, Grafein Ediciones, Barcelona. "Antología Iberoamericana de MIcrorelatos" (2008),coautor, Ediciones Lord Byron, Madrid (en prensa) La acre lácrima (2006), novela, en http://www.lulu.com/alario7 Un estudio crítico del Necronomicón Apócrifo (2006), ensayo, en http://www.lulu.com/alario7 Las aventuras carpatianas del profesor Exhorbitus (2006), novela, autoedición, en http://www.lulu.com/alario7 Astrum Argentum . La vara del mago (biografía novelada de Aleister Crowley) (2006), novela, en www.lulu.com, en http://www.lulu.com/alario7 El murciélago monstruoso (2006), novela, en http://www.lulu.com/alario7 Nunca volví de cuba (2007), novela, en www.lulu.com, http://www.lulu.com/alario7 Cuentos en www.narrativas.com: Espejos (2007), Los pequeños (2007). La angustia última (2008). Lo que trajo la noche (2008). OBRA INÉDITA: Las nocturnidades de don Arturo del Grial, (2002), novela. Los ojos del moro (2003), novela. El doctor amor y las mujeres (2006), novela. La trama sináptica (2007), novela. Historias de amor, muerte y trascendencia (2007), novelas (dos novelas breves relacionadas). Los estados intestinales (2007), novela. Cuando cazaba pelos (2008), novela breve Cuentos completos (1999-2008) Blogs: http://clinica-psicomedica.iespana.es http://alario1.blogspot.com http://undostrescuentos.blogspot.com http://undostrescuentos2.blogspot.com http://elloboylaluna.blogspot.com http://lasnocturnidades.blogspot.com http://nohaymentesincerebro.blogspot.com
 

©2009 El lobo y la luna | Template Blue by TNB