Découvrez la Radio Jazz vocal

Cuentos del autor en NARRATIVAS 30


NUEVO ESTUDIO DE CASOS

EN TERAPIA DEL COMPORTAMIENTO

 Treinta años de experiencia

en Psicología Clínica y Sexología

 (orientación  cognitivo-conductual)


Salvador Alario Bataller
Doctor en Psicología
 en
PERSONALIDAD, EVALUACIÓN Y TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS
 
EuroPsy Psychologist
EuroPsy Specialist in Psicotherapy
Specified context: Clinical and health
EFPA (European Federation of Psychologists)


ÍNDICE




Introducción....................................... p.7

Introducción………………………… p.11

Primera parte.
Estudios previos...............................p.15

Capítulo 1. Tratamiento comportamental de un trastorno por estrés postraumático: un caso de violación -victima reciente…………… p.15

Capítulo 2. Terapia conductual de un trastorno por estrés  postraumático crónico: un caso de violación-victima no reciente……………… p.35

Capítulo 3. Tanatofobia: conceptualización, evaluación y tratamiento………………………p.57


Capítulo 4. Un programa conductual-cognitivo para el tratamiento de la agorafobia con crisis de ansiedad…………..p.77

Capítulo 5. Revisión de la terapia psicológica para el tratamiento del juego patológico…………..p.95

Capítulo 6. Evaluación y tratamiento cognitivo conductual de la pena mórbida…………….p.113

Capítulo 7. Intervención cognitivo-conductual en la hipocondriasis…………….p.141

Capítulo 8. La muerte en sí: la consecuencia vital última y su impacto emocional………..p.173

Capítulo 9. Tratamiento de la eyaculación precoz con una variante del modelo de masters y Johnson……..p.211

Capítulo 10. eyaculación retardada………………………….p.225

Capítulo 11. Vaginismo………………..p.235

Capítulo 12. Fobia sexual…………….p.245

Segunda parte
Estudios posteriores……………….p.251

Capítulo 13. El acoso institucional o mobbing: presentación de la evaluación y tratamiento en dos casos crónicos……….p.251

Capítulo 14. Tratamiento conductual de un caso crónico de acoso moral, mobbing………..p.267

Capítulo 15. Tratamiento de pesadillas mediante exposición…….p.293

Capítulo 16. Tratamiento cognitivo-conductual de un caso de pena mórbida en un caso de muerte de la pareja (suicidio)…………

Capítulo 17. Tratamiento conductual de un trastorno de celos patológicos………….. p.313

Capítulo 18. Tratamiento de un caso crónico de adicción a Internet………p.331

Capítulo 19. Tratamiento de un caso crónico de adicción al sexo………………….. p.359


INTRODUCCIÓN


La publicación de esta obra coincide, a la vez que, en parte, representa un sentido homenaje a la revista científica Cuadernos de Medicina Psicosomática y Psiquiatría de Enlace, en su veinticinco aniversario, un tercio de una vida como apunta en la Editorial entrante en profesor D. Javier García Campayo, Presidente de la Sociedad Española de Medicina Psicosomática y director de la revista. Por otra parte, constituye el testimonio de casi treinta años de consulta privada en el campo de la psicología clínica y de la sexología.
Tengo el honor de pertenecer al Consejo de redacción de Cuadernos desde 1993 y, de hecho, un artículo mío sobre evaluación y tratamiento de una agorafobia crónica (Alario Bataller, S. (1991a): Tratamiento conductual de una agorafóbia crónica. Cuadernos de Medicina Psicosomática, 17-50-57. Depósito legal: M-31.719-1986) fue el que inició la sección A propósito de un caso..., ilustrativa de la praxis clínica de aquellos que nos dedicamos a la clínica privada o pública. De hecho, gran parte de los artículos que se presentan en este libro fueron publicados en la mencionada publicación científica. Debo agregar que mis libros y artículos son trabajos científicos de referencia y en no pocas ocasiones he sido de los profesionales más productivos, a veces el más, en Psicología en la Comunidad Valenciana. La falta de interés a causa de factores exógenos a la disciplina y mi vasta producción literaria en novela y cuento (en 1997 fui  de los 10 finalistas del Premio Planeta  de Novela –que ganaron José Manuel de Prada y Carmen Rigal- y figuro en alguna antología iberoamericana) me impidieron dedicar más esfuerzos a la otrora “la ciencia del alma”. Como cabía esperar, en literatura no hice ni fama ni dinero, pues soy poco amigo de las modas, de la genuflexión, ni de las adherencias de prestigio o de poder. Factores ajenos a mi persona hicieron que el proyecto se malograse, aun cuando había en vista la realización de una película de La conciencia de la bestia, mi obra finalista, y no pocos planes trazados. A partir de cierta fecha del SXXI, ya no fue posible escribir libremente, tampoco en las ciencias de la salud y la psicología es una de ellas.
Conocí la existencia de la revista allá por 1986, tal vez algo después: los que mandaban en esta tierra que pisamos nos metieron en comunidades mayores y sus mercados, y el desastre comenzó a expandirse gradualmente por la piel de toro hasta el presente, un mal permanente que fue haciendo mella en la sociedad y en la ciencia como parte de la misma. Se hablaba de un plan urdido desde hacía tiempo y ese mismo tiempo acabó constatando los hechos. Cuando realizaba la tesis de licenciatura (la defendí en el 86 precisamente), no pocos profesores se quejaban del escaso interés del estudiantado y de que desde sectores interesados se estaba saboteando la excelencia. La realidad les dió plenamente la razón. A los de mi promoción y otras cercanas en el tiempo nos rebajaron todas las Matrículas de Honor a Sobresalientes, en la Tesis de Licencitura se quitó la MH por el Sobresaliente y el Summa cum Laude del doctorado lo eliminaron por un Apto Cum Laude. Promociones después, los volvieron a introducir, favoreciendo a ciertos grupos seleccionados y acates del gobierno vigente. Así ha terminado la Universidad Española, cuyo nivel actual es, de todo punto, más que lamentable (solo hay que ver el puesto que ocupa en diversos rankigs internacionales). Posteriormente se repartieron arbitrariamente títulos y titulejos para devastar la psicología y repartirse entre pocos grupos los beneficios posibles o probables de la profesión. Ya desde el 82 la democracia se había degradado a demagogia, y así seguimos, para mal de muchos (no solo psicólogos, sino sobretodo pacientes) y beneficio de pocos. La censura y la represión baja las albas alas de la democracia fue eliminando a los mejores y quedó lo… innombrable. La sombra amenazaba desde el norte, parafraseando a Tolkien, y no solamente desde el septentrión: en muchas cosas hemos ido en peoría, aunque también se han dado progresos, hechos encomiables, ejemplos a seguir, y esta publicación sobre salud mental es buena muestra de ello. No obstante, como decía Paul Valèry, el futuro ya no es lo que era y los pocos progresos que se consiguieron en el desastroso siglo XX, según Hessel, parece que van perdiendo indefectiblemente en el aciago XXI, marcado por el vacío ético, el consumismo voraz y las mentiras mediáticas. Vivimos en un mundo donde priman las marcas y no los valores; dice un viejo adajio chino que cuando el dinero habla, la verdad calla (y el dinero, recuérdese, indefectiblemente es de pocos e indisoluble del poder que, de una forma u otra, siempre es violencia)... Políticos y determinados grupos de poder se instalaron en universidades y colegios profesionales (y en otros sitios de influencia), con lo que en las ciencias de la salud y concretamente en psicología se cercenó el auténtico progreso y los que quedaron no son todos los que debieran estar, ni lo que se hace es lo que debiera hacerse o, cuanto menos, podría hacerse mucho mejor y sin omisiones.
En el anterior contexto vivimos y, dejando ya estos asuntos patéticos, pero importantes, añadiré unas notas sobre la situación actual de la terapia del comportamiento. Mucho se hizo en la segunda mitad del pasado siglo (y muchísimo, antes), poco y casi todo deleznable en el actual, donde brotan como setas pseudopsicologías de muy extraña naturaleza, refritos de teorías y técnicas anteriormente mejor pergeñadas,  y eclecticismos faciliones e incongruentes,  que mezclan, con frivolidad, datos de la neurología con principios de filosofía budista, y otras más. También hay psicologías que ni lo son, omisiones, censura, e intenciones de hacer pasar por apodíctico lo que es meramente hipotético. Afortunadamente la terapia cognitivo-conductual -y poco más, aunque parcialmente- se ha mantenido firme en su buen hacer científico, si bien no con la calidad e intensidad de años anteriores. Prosiguiendo con el tema que nos ocupa, mucha verdad hay en el texto del profesor Vallejo-Pareja, en el referido número de Cuadernos, en su  editorial invitada Desarrollos actuales de la terapia de conducta, o terapia cognitivo conductual: ¿Evolución o revolución? Sin embargo, en ciertos asuntos, mi postura no tiene su optimismo; pienso que, desde hace años, no hay ninguna evolución significativa y mucho menos revolución, por el momento. “No hay nada nuevo bajo el sol”, poco sostén empírico en las nuevas propuestas y, como en toda ciencia, más de una mentira motivadas por intereses varios. Veremos lo que da el tiempo.
En principio este va a ser el primer volumen de dos. En el presente, los artículos forman, tomándole la expresión al gran argentino, una variada silva de lo publicado durante muchos años en varias revistas profesionales, aunque la mayoría, como quedó dicho, lo fueron en Cuadernos. A decir verdad, hay una ordenación cronológica que subsume temas como las víctimas de violación, disfunciones sexuales (en su mayoría las menos frecuentes o que se ven poco en consulta), agorafobia, hipocondriasis, fobias, celos patológicos, pena mórbida, mobbing y otros muchos, entre ellos los de más actualidad, como adición a la red y al sexo.

Salvador Alario Bataller, Valencia, enero 2.013.

























 



























 









DON JUAN DE LOS PASOS TRISTES

A Gustavo Adolfo Becquer, in memoriam.


Juan, Don Juan, arrastraba su figura cenceña por la calle triste.
Al final, después de deambular sin rumbo fijo durante un buen rato, se acercó a una terraza concurrida y en la mesa más alejada del bullicio se sentó. Apenas le mostraba la luz de una farola y temió que el camarero no le viera. Pero al poco había un vino blanco entre sus manos.
Ay..., suspiraba. Antes nada era así.
Alcohol, drogas, proxenetas, viejas suripantas, vagos, delincuentes y mucha juventud echada a perder. Dolor, vacío, cosas rotas.
Y el amor, ¿dónde está el amor?, se preguntaba.
Este siglo veintiuno huero y desabrido.
La gente iba y venía, se agitaba, cerca de él, en su tóxica alegría, como una nube de moscas.
Con lo que he sido, se lamentaba, y arrastraba después un gemido quedo, doliente y profundo, en su rincón triste.
De vez en cuando alguien reparaba en su presencia, lo sabía, pero no se molestaba en levantar la vista, tan ensimismado y abatido se sentía.
Ay, ¿quién me querrá?, suspiraba, llevándose la copa a los labios, en aquella terraza solitaria y triste, un lugar cualquiera, en un barrio sin importancia, en un mundo incomprensible y deslavazado.
No había ni julietas, ni beatrices, ni Eva, ni la misma Venus, en su pecho quebrado, en su alma triste.
¿Quién más que tú?, pareció susurrar en torno la noche, pero Juan, Don Juan de los pasos tristes no lo oyó... Algo pareció rielar apenas en su mirada aguanosa, pero no, nunca caían las lágrimas de los ojos de don Juan. Tan triste estaba que ya no podía llorar. Sin embargo, su corazón era una rosa ensangrentada.
Nadie como tú, otra vez.
Un músico pobre, una moneda meñique, una vieja melodía, sus arpegios evocadores, quizás.
Ay, suspiraba.
Una pareja de enamorados, palabras suaves, cogidos de la mano y el aleteo de un te amo, que no de un te quiero..., quizás.


DEL AMOR CUENTOS CRECIENTES: Amados hijos






AMADOS HIJOS

Esta es una historia real, acontecida en este siglo veintiuno que se despliega ante nuestro estupor con los peores presagios y las más horripilantes consecuencias.
Después de un matrimonio en el que reembarcó por la presión de su madre, m
i amigo Octavio tuvo cuatro  hijos, dos niños y dos 
niñas, y los tuvo, me ratifico, porque ella quería (él no o no tan pronto, porque la familia tenía buen pasar y  porque llevaba medio pedo en el sufrido intercurso).
Era un hombre culto y cabal, y pese a sus esfuerzos por hacer de sus vástagos personas cultas y, sobre todo, de bien, uno le salió borrachín, el otro farlopero, ninis ambos, y las otras Punki la morena y Skin la rubia y andaban a tortazo limpio día y noche, también amantes superlativos de la cerveza de lunes a lunes y del dolche far niente. Octavio maldecía cada día la globalización, el capitalismo salvaje, el siglo tocante y muchas cosas leprosas que no me molestaré en detallar, dado que cualquier paisano con más de dos neuronas puede adivinar con facilidad.
No hicieron nada en la universidad y siguieron perreando de mil maneras y él, aunque les prometió en un principio que a esos haraganes no les faltaría en su casa un trozo de pan y una cama, acabó yéndose de este albañal y ahora vive en paz en un país más digno.
Buen hombre mi amigo Octavio, pese a amenazarlos alguna vez con soltarles dos tortazos o mejor agarrar el vergajo o entregárselos al mendigo. Como en muchos casos, los políticos y banqueros lograron que los buenos abandonaran el país y se quedase la morrala, que abunda y apesta.
Yo, aun siendo ácrata-trotskista (bien puedo serlo, ya que la fortuna más grande del mundo afirma ser comunista), en su caso temo lo que hubiese llegado a hacer.
Ah, rediez, me olvidaba del mejor, de Jonasín, del benjamín, angelico. Ya de muy pequeño era bello como un querubín y apuntaba luces, pero a los diez años un mal viento lo llevó a pasar los restos intramuros frenopáticos. Desde entonces, ya con los casi treinta a cuestas, se almagra ora peinando muñecas ora cazando grillos dorados en sus nebulosa imaginación. No sé si en condiciones normales hubiese llegado a ser algo, pero el malogro lo aherrojó de la manera más funesta y me temo que de por vida. Bendito sea.
 














LA RED ME ENSEÑA AMOR


“Diré apenas cuatro palabras sobre eso que llaman cándidamente amor.
Primero: el amor es un cuento chino.
Segundo: sí que existe un estado mental (psicofisiológico realmente) que podemos denominar enamoramiento (en realidad es enchochamiento, que algunos han calificado de enfermedad mental; pienso que tampoco tiene porque ser así)
Tercero: cuando nos enamoramos de una y no de veinte (y siempre de la más inconveniente) el gris común comenta que el amor tiene algo brujo, magnético, mágico, que la razón no comprende.
Cuarto: lo anterior es una burda mentira, lo que sí existe es una atracción más fuerte por unas hembras que por otras, lo cual es una mera cuestión biológica (etológica). En suma, hay mujeres que nos atraen sexualmente con una intensidad especial, con todos sus correlatos psicofisiológicos. Ante tal estímulo, encendidos, nos acercamos y después nos podemos sentir enamorados.
Quinto: esa atracción se une patéticamente al cuento que nos han metido en la sesera desde niños: el amor, la princesa, la doncella, la maravilla, la eternidad, crecerás y te enamorarás, espera y verás, que uno está como en un sueño, que se le para la respiración, que la vida se tiñe de un color diferente (rosa, se dice) y, además, fueron felices y comieron perdices,  la  Bernardette de la Chochette y todo lo que sigue, un pérfido condicionamiento educativo que nos lleva a la creencia de que algo así existe y es maravilloso.
Sexto: consecuentemente, nos sentimos primero excitados y segundo nos creemos enamorados. En ciertos momentos históricos, lo primero sin lo segundo indicaría que estamos enfermos (no siendo así, claro).
Séptimo: si el amor se hubiese condicionado a la alcachofa, le hablaríamos amorosamente pero no nos pondría cachondos. Ergo, lo más relevante y primigenio es pues la atracción sexual, lo importante es la mujer, no la alcachofa.
Octavo: por eso (la educativa maquinación inicua referida) el sexo se une al amor y algunos dicen que la sentimentalización del sexo es una evolución en la conducta sexual humana.
Noveno: lo anterior puede ser cierto, aunque el resultado es la esclavitud de una parte (o de las dos, depende) y la seguridad de otra, mientras dure.

Y finalmente:

Décimo: además de sexo usted puede enamorarse: piense siempre que es su biología lo que, en primer lugar, le empuja y, en segundo, ya se apañará, porque el problema es enteramente suyo.

Desde luego, los cuentos de hadas y las historias de amor me gustan y soluciones tengo algunas para los puntos más frágiles de ése, muchas veces, doloroso sentir a dos. Pero lo dejaré para otro momento.”

Perales Cabanilles i Bohigues, 2008, Hojas roñosas en el fondo del bolsillo de mi pantalón (ensayo inédito).

Papel encontrado por mí casualmente en la papelera de un café. Sin más comentarios.

A la mañana siguiente colgué el texto en la Web, de cochinadas, de un amigo y, al poco tiempo, apareció este comentario como respuesta:

“Eugénie dijo
Oloooo
Hojas sabrosas:
Unas palabras sobre eso:
1) El amor es un cuento divino.
2) Enfermo es el que sufre, dichoso el que ama.
3) El corazón tiene razones que la mente no comprende. Brujo, brujo...
4) El sexo es la sonrisa del alma. El Amor es la boca que la pinta. Un polvete sin Amor es como la meadilla que echas en cualquier momento. Puro desahogo fisiológico. Cuando acabas sólo te queda la sensación de que algo se quedó vacío.
5) Existen, existen las paradas respiratorias y los sofocos extremos que pintan de colores toditas las horas del día. Rosa, azul celeste, rojo pasión... ¿Quieres más? Merveilleux mon Amour.
6) Amor implica excitación. Excitación no siempre sexo

7) Una alcachofa con hojas rojas, tallo esbelto, cáliz verde, espinas y olor fragante… una rosa, simple rosa, puede enamorarte. Intenta pensar en lo sublime y tal vez entiendas que para sentir así, no hay que estar enfermo.
8) Que sexo y Amor pueden ir revueltos pero uno y otro pueden existir por separado. ¿Qué es lo que sientes por tu madre, o por tu hermano?
9) El verdadero Amor no tiene más cadenas que las de la entrega mutua. El resto son ataduras impuestas en su nombre.
10) Primero puedo enamorarme de su alma y después quizá llegue el desenfreno y la locura de desearlo.
Tal vez aún no hayas AMADO”.

Como cabía esperar, cada uno tiene su enfoque, Marte y Venus, cada género. Pero solo ellas se creen con la capacidad de amar (amar de verdad, entiéndase).














Armando y su país multicolor; DEL AMOR...





ARMANDO Y SU PAÍS MULTICOLOR


Armando era un buen tipo, si bien hubiese podido ser mejor, pero ante todo amaba su país, su país multicolor y eso que no había una abeja bajo el sol, ni mucho menos la abeja Maya. Era, eso sí, con toda la expresión de la palabra (aunque eso depende de la calidad del país que uno habita), más que lerdo simple, un engañado sistémico, un buen ciudadano.
Era una nación tan leve, tan tranquila, tan democrática, que por todo ello no era precisamente un país. Liviandad, cuidado al ciudadano, urbanidad, bonhomía eran, pues, tan solo una apariencia, una vil añagaza.
Sea como fuere, la gente iba a su trabajo, vivía su tiempo de asueto con aparente felicidad, entendida ésta siguiendo al ínclito alemán,como ausencia de dolor y de aburrimiento. Sí, eso parecía.
Había pocas vacaciones porque trabajaban mucho, labores gratas y formativas decían. Las farmacias expedían a espuertas psicoactivos mil y la policía era una presencia común en cualquier rincón urbano o rural. Los medios de comunicación se prodigaban en machacar con la idea de la bonanza del país.
En cada ciudad, en cada pueblo, en la plaza más destacada, se erguía una famosa estatua renacentista y al pie se leía “El enemigo por antonomasia, un hombre con un par de cojones” (ni hablar de los de cabezas bien amuebladas), y en algunas colinas descollaba la soberbia imagen de un toro bravo, negrísimo como la noche, eso sí despelotado.







INTRODUCCIÓN


El libro que forman estas historias trata sobre el amor y como lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia, también va del segundo. Hay en el odio bastante que nace del amor, un vestigio malsano, un afán genocida.
Dicen, los unos y las otras, que el amor es una experiencia única y maravillosa, pero también que hay muchos amores y proteicos, buenos, malos, excelsos, que matan, etc. Algo de todo ello hay en estas líneas, pero fundamentalmente la constatación de que lo inicuo que tenemos que sufrir en este mundo traidor deviene de la degeneración de un principio positivo. Hasta el amor más grande puede convertirse en odio dadas determinadas circunstancias. Los factores generatrices y mantenedores son de laya diversa, como los pobres sufridores, pero ya no diré más al respecto, por desgana y tedio.
Algunas historias, que no se circunscriben solo al amor humano –posiblemente poco recomendables para más de uno-, pertenecen a otras obras ya editadas y los hay también originales, en torno al tema que nos ocupa.
Que cada cual se aplique el cuento; otra cosa es que se lo crea. Algo hay, me dijo un amigo,  que parece unánime y es relativo a que el amor acerca a una coyunda que, para a no pocos, lleva a la cárcava. Evidentemente siempre existen excepciones encomiables.

























DEL AMOR: CUENTOS CRECIENTES

DON JUAN DE LOS PASOS TRISTES
Y otras historias de amor
(más o menos)






         Texto de  Salvador Alario Bataller
               Ilustraciones en pastel de Juan Ramón Fuentes  González


        Valencia, 2.012

Salvador Alario Bataller

Lugar:
Avda, Blasco Ibáñez, nº.126, 6º, 28ª Valencia 46022 Spain

Teléfono:
963724197

E-mail:
alario7@msn.com

Enviar un mensaje a este usuario.
OBRA PUBLICADA A)CIENTÍFICA: 8 libros de Psicoterapia y Sexología (editorial Promolibro, valencia). 36 artículos especializados en diversas revistas (redactor de Cuadernos de Medicina Psicosomática y Psiquiatría de Enlace, www.editorialmedica.com, y los artículos y otros textos se relacionan en la web). B)NARRATIVA: “La conciencia de la bestia”, edición privada, finalista (de los 15 finalistas) del Premio Planeta de Novela de 1997. “La ciudad desvanecida”, relato seleccionado por concurso de la revista Escribir y Publicar en su editorial Grafein Ediciones, Colección Escritura Creativa, integrante del volumen de cuentos ASI ESCRIBO MI CIUDAD (2001). “Descensus ad Inferos”, lo mismo que antes, pero este cuento pertenece al libro de cuentos “32 MANERAS DE ESCRIBIR UN VIAJE” , Grafein Ediciones (2002). “Maltidos. La Biblioteca olvidada”, Iván Humanes Bespín y Salvador Alario Bataller, Grafein Ediciones, Barcelona, (2.006). "101 coños, Ilustraciones y breves" (2008), Carlos Maza Serneguet, Salvador Alario Bataller e Iván Humanes Bespín. Ilustraciones de Vanesa Domingo Montón, Grafein Ediciones, Barcelona. "Antología Iberoamericana de MIcrorelatos" (2008),coautor, Ediciones Lord Byron, Madrid (en prensa) La acre lácrima (2006), novela, en http://www.lulu.com/alario7 Un estudio crítico del Necronomicón Apócrifo (2006), ensayo, en http://www.lulu.com/alario7 Las aventuras carpatianas del profesor Exhorbitus (2006), novela, autoedición, en http://www.lulu.com/alario7 Astrum Argentum . La vara del mago (biografía novelada de Aleister Crowley) (2006), novela, en www.lulu.com, en http://www.lulu.com/alario7 El murciélago monstruoso (2006), novela, en http://www.lulu.com/alario7 Nunca volví de cuba (2007), novela, en www.lulu.com, http://www.lulu.com/alario7 Cuentos en www.narrativas.com: Espejos (2007), Los pequeños (2007). La angustia última (2008). Lo que trajo la noche (2008). OBRA INÉDITA: Las nocturnidades de don Arturo del Grial, (2002), novela. Los ojos del moro (2003), novela. El doctor amor y las mujeres (2006), novela. La trama sináptica (2007), novela. Historias de amor, muerte y trascendencia (2007), novelas (dos novelas breves relacionadas). Los estados intestinales (2007), novela. Cuando cazaba pelos (2008), novela breve Cuentos completos (1999-2008) Blogs: http://clinica-psicomedica.iespana.es http://alario1.blogspot.com http://undostrescuentos.blogspot.com http://undostrescuentos2.blogspot.com http://elloboylaluna.blogspot.com http://lasnocturnidades.blogspot.com http://nohaymentesincerebro.blogspot.com
 

©2009 El lobo y la luna | Template Blue by TNB